17/4/23

Sangre de mi sangre - Por Jackie O.

“Siempre es tiempo...”


Sinopsis: John Link, un antiguo convicto que ha superado sus problemas con la justicia y el alcohol, se ve obligado a volver a la acción cuando su hija es acusada de haberle robado a una banda de narcotraficantes, y empiezan a perseguirla.

Conocemos a Lydia, una adolescente enamorada de un delincuente mayor que ella, Jonah, en donde Lydia debe demostrar su amor a este sujeto, matando a unos inquilinos que robaron parte de una mercadería a Jonah. Pero todo sale mal, cuando Lydia producto de los nervios le dispara a su novio. Creyéndolo muerto huye del lugar, siendo perseguida por el resto de la banda. 

Desesperada debe recurrir a quien no quería: su padre, un ex-convicto que está con libertad condicional trabajando desde su hogar, tatuador, y buscando a su hija, pues esta es muy rebelde y había huido de la casa de su madre. Pero esta llamada le devolvió la tranquilidad y va en su búsqueda. Al encontrarse, esta chica le miente para no informarle de los líos en los que está, pero su padre lo sabe de inmediato, ella está siguiendo sus pasos en delitos y drogas. Pero logra llevarla a su remolque hasta buscar una salida, pero Lydia es perseguida por estos maleantes y llegan a atacarla a la casa rodante hasta el punto de destrozarla (tipo escena en arma mortal), pero estos maleantes no contaban que los vecinos del sector y amigos de John, irían en su rescate.

De a poco Lydia va soltándose con su padre, y a contarle la verdad de porque es perseguida y su relación con este grupo de maleantes; y en contra de lo que la ley le está exigiendo a John y en especial su amigo Kirby quien lo orienta, John comienza a averiguar quién es Jonah involucrándose más de la cuenta, pero es la idea, que lo persigan a él y no a su hija.

John y su hija van de un lugar a otro ocultándose, y buscando formas de salir de este embrollo, por lo que va donde un ex amigo, un viejo loco quien en un principio le presta ayuda pero después lo traiciona, ahí John se equipara con armas, pero además hace una visita a la cárcel donde un antiguo amigo, para efectuar sus averiguaciones sobre Jonah, enterándose de datos que le van a ayudar mucho para sacar a su hija del camino.

Persecuciones van y vienen, disparos, explosiones y muertes son la tónica de esta película de mucha acción, con buenas coreografías en las peleas, y aunque es totalmente predecible, e incluso olvidable, Mel Gibson le otorga la solidez y es quien mantiene la historia a flote, sin desmerecer el aporte de Diego Luna, como un buen antagonista y a William Macy, con un pequeño rol secundario desperdiciado, pero de igual forma da gusto ver.

Respecto a Erin Moriarty, como la adolescente hija, y sabiendo que hoy en día las adolescentes demuestran más edad de la que tienen, bajo ningún punto de vista es creíble que Erin tenga 16 años. Aquí la actriz fue mal escogida, además no otorga credibilidad en algunas escenas.

Cinta que nos trae una típica película de estilo noventero, del padre que salva a la hija, de saber quién es el héroe y el antagonista, donde no solo vemos persecuciones, sino que cuán es importante perdonar a los familiares, y tal vez no con un fin de reconciliarse y tomar el té todos los fines de semanas, es más por un tema de salud mental, de dejar fluir pues el odio daña internamente sin tener una salida positiva en su momento. De saber avanzar, y en especial, que las drogas no llevan a ningún lado bueno, solo perjudica a quien las consume y su entorno gravemente.

Disponible en Netflix, y en arriendo en Google play.

Ficha técnica

Blood Father
Dirección: Jean-François Richet
Guion: Peter Craig y Andrea Berloff
Basada en Blood Father  de Peter Craig
Música: Sven Faulconer
Fotografía: Robert Gantz
Montaje: Steven Rosenblum
País: Francia
Año: 2016
Género: Suspenso y acción
Duración: 88 minutos
Protagonistas: Mel Gibson, Erin Moriarty, Diego Luna, Michael Parks, William H. Macy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario