15/1/22

La última noche - Por Carlos Correa

En la tarde previa a la Navidad, un grupo de amigas de la escuela con sus respectivas parejas se reúnen en una casa de campo para compartir la cena. Los anfitriones, Nell -Keira Knightley-, y Simon -Matthew Goode-, reciben a sus invitados en la que será una velada especial, marcada tanto por la Noche Buena como por la catástrofe que el mundo espera que suceda de forma inminente, algo que calza perfecto con su título en español: “la última noche”. Es mejor no tener más antecedentes antes de ver esta película. 

Escrita por Camille Griffin, la cinta, que podemos dividir en tres partes, preparación, contexto y final, transita de menos a más. Luego de un comienzo poco entendible y difuso, el metraje se desarrolla como una comedia absurda aunque poco jocosa. Posteriormente, nos perdemos entre falsas pistas y variados equívocos, con historias y relaciones entre los protagonistas que dan para mucho. El tercio final, que resulta ser el más interesante, configura la tensión, desarrollando los personajes con un despliegue que ataca el conflicto de fondo sin dejar de lado algunos suaves resabios de la comedia inicial.

Las actuaciones no gravitan, algo que afecta incluso a Keira Knightley. Quien sí destaca, y por lejos, es Roman Griffin Davis, quien personifica a Art, el hijo mayor del matrimonio dueño de casa. Cada vez que está en pantalla, atrapa la cámara y por él pasan los hilos más importantes del argumento principal. El resto del elenco cumple, pero sin brillar, en una correcta filmación que que tampoco destaca algún elemento en particular.

El guion de Griffin está conformado por varias capas. La primera, la de la superficie, puede aburrir e incluso podemos querer escapar o abandonar, pero debemos dejar correr un poco el agua. Poco a poco se develan las otras capas, más interesantes aunque más de alguna de ellas algo predecibles. Aun así, la película presenta un tipo de suspenso distinto, aborda un tema actual que, sin entregar muchos detalles, se basa principalmente en el comportamiento de cada persona -y el colectivo y autoridades-, ante un final inminente.

Como pequeña síntesis, observamos una película que tiene un claro mensaje que, aunque algo diluido, permite reflexionar, especialmente después de una escena clave que marca el punto de inflexión, y que da paso al desenlace y posterior epilogo.

Ficha técnica

Título original: Silent Night
Año: 2021
Duración: 90 minutos
País: Reino Unido
Productora: Marv Films, Maven Screen Media
Género: Comedia. Drama | Comedia negra. Navidad. Fin del mundo
Guion: Camille Griffin
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Sam Renton
Reparto: Keira Knightley, Matthew Goode, Roman Griffin Davis, Annabelle Wallis, Kirby Howell-Baptiste, Lucy Punch, Lily-Rose Depp, Rufus Jones, Holly Aird, Sope Dirisu, Davida McKenzie, Dora Davis, Gilby Griffin Davis, Hardy Griffin Davis
Dirección: Camille Griffin

King´s Man: El Origen - Por Juan Pablo Donoso

Multifacética precuela de acción, elegancia y espionaje. 

El éxito comercial de sus antecesoras - El Servicio Secreto (2014), El Círculo Dorado (2017), y un documental previo sobre su realización (2015) - auguraba buenas condiciones para mostrarnos ahora El Origen de esas epopeyas: dónde y cómo todo empezó.

Con el mismo guionista y director - Matthew Vaughn - se garantizaba la unidad de estilo y el buen manejo del suspenso y la ironía de la sátira.

La burda historia-ficción de comienzos del siglo XX, suena más trascendente gracias a la recreación de época y a la calidad de sus actores principales. Así, nos invitan a creer que el relato fue cierto. Si entramos en el juego, disfrutaremos de 2, 10 hrs. de peripecias.

En la cumbre rocosa, e inaccesible, de una montaña de Escocia, se urde la Primera Guerra Mundial. Las mentes criminales de los más grandes tiranos planean aniquilar a millones de personas. Para afrontar la catástrofe nace King´s Man, primera Oficina de Inteligencia Independiente del Reino Unido: camuflada en la trastienda de una sastrería londinense.

Quien debe guiar la estrategia es un tal Duque de Oxford (Ralph Fiennes), pacifista retirado de las grandes gestas, y dedicado a colaborar sólo con la Cruz Roja.

La complejidad internacional de este capítulo lo hace un poco más lento y dialogado que las secuelas posteriores. Hay más políticos prominentes, dramas familiares, y la pertinacia de su hijo Conrad (Harris Dickinson) que insiste en emular los pasos heroicos de su padre.

Entre los histrionismos destacan los tres grandes monarcas de la época: Jorge de Inglaterra, el Kaiser de Alemania, y el Zar Nicolás de Rusia, primos entre sí, y todos caracterizados fastuosamente por el mismo actor Tom Hollander. Y por otro lado descuella Rhys Ifans (Hombre Araña 2012, Noting Hill, 1999) como el acrobático villano Rasputín que baila y muere según fantasía del guionista.

A diferencia de las sagas inverosímiles de James Bond, aquí son tantos los personajes importantes que la médula de la aventura se diluye para que todos tengan cabida. Igual entrega suspenso salpicando el relato con máximas tales como: “El verdadero poder no consiste en escapar de las guerras sino en conocer bien al enemigo para derrotarlo" (Duque de Oxford).

Aconsejamos ver los créditos finales para encontrarnos con el advenimiento de un todavía juvenil Adolfo Hitler (¡!).

GROTESCAS LICENCIAS HISTÓRICAS PARA JUSTIFICAR ESCENAS DE ACCIÓN, SUSPENSO, CON UN FLEMÁTICO HUMOR INGLÉS. 

Ficha técnica  

Título Original: The King´s Man 
Acción, intriga, suspenso Inglaterra, EE.UU. - 2, 10 hrs. 
Fotografía: Ben Davis 
Edición: Jason Ballantine, Robert Hall 
Música: Dominic Lewis, Matthew Margeson 
Diseño Prod.: Darren Gilford Guion: Matthew Vaughn, Karl Gajdusek 
Actores: Ralph Fiennes, Harris Dickinson, Gemma Arterton 
Director: Matthew Vaughn

La última noche - Por Jackie O.

"¿Qué harías cuando sabes el momento exacto en que tendrás tu última noche?

Sinopsis: Mientras el mundo se enfrenta al apocalipsis, un grupo de viejos amigos se reúne para celebrar la Navidad a modo de despedida. Incomodados por la idea de la inevitable destrucción de la humanidad, deciden afrontar la situación con tranquilidad y celebrar… Pero por mucho que quieran fingir normalidad, tarde o temprano, tendrán que hacer frente a la idea de que es su última noche.


Otra "Silent Night" antinavideña que el cine nos presenta. Una tragicomedia, pues tiene un tema potente que podría ser un buen drama, pero se utiliza el humor negro de corte británico que puede no ser del gusto de todos, y hace que cueste tomarla en serio y atención al comienzo, y además no logra empatizar con la mayoría, pero destaco al pequeño Art (Roman Griffin Davis) quien tiene una sólida interpretación.

Vemos como la humanidad se acabará por un hecho del cual no pueden escapar, y cada ser se encuentra muriendo en cuestión de segundos con un método difundido por su gobierno para no “sufrir”, y el pequeño Art comienza a dudar de esa técnica, dando un argumento al que vale poner mucha atención.

Además, esta película no solo habla de un desastre, sino que también de los vínculos entre las personas, de las clases sociales, y que lamentablemente no le dan profundidad a ello, aunque haya sido en tono de comedia, y eso la opaca como para haber sido una gran película post apocalíptica.

Tiene un gran elenco, una bella fotografía, pero le faltó a su guion haber apuntado bien al mensaje.

Disponible en Cines.

Ficha técnica

Título original: Silent Night
Año: 2021
Duración: 90 minutos
País: Reino Unido
Dirección y guion: Camille Griffin
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Sam Renton
Reparto: Keira Knightley, Matthew Goode, Roman Griffin Davis, Annabelle Wallis, Kirby Howell-Baptiste, Lucy Punch, Lily-Rose Depp, Rufus Jones, Holly Aird, Sope Dirisu, Davida McKenzie, Dora Davis, Gilby Griffin Davis, Hardy Griffin Davis
Género: Comedia. Drama- Comedia negra. Navidad. Fin del mundo

14/1/22

"Avant Premiere" en Radio María - SIGNIS en el cine Viernes 14 de enero 2022

El periodista José Luis Nicolás conversa con Alejandro Caro y Carlos Correa Acuña en el Programa semanal "En Marcha" en Radio María, sección "Avant Premiere" con SIGNIS Chile.

13/1/22

Scream - Por Carlos Correa

Woodsboro, veinticinco años después. La máscara de “Ghostface” ha regresado, un nuevo asesino comienza a sembrar el caos en torno a un grupo de adolescentes que conoce bien la historia pero que no prevee el desenlace. La intriga se remonta al pasado, hay secretos que salen a la luz y cualquiera de ellos podría ser víctima o victimario. ¿Quién es responsable de los macabros sucesos? 

Ocupando la posición cinco -tomando en cuenta las entregas previas de la franquicia-, esta película escrita por Guy Busick, James Vanderbilt y Kevin Williamson, en primer lugar se ríe de sí misma. Si bien apela a un formato clásico, la cinta hace un puente con el pasado y a la vez se encarga de producir un recambio generacional. El guion toma elementos de la propia historia y se ejemplifica en sí misma, con lo que trae de regreso a antiguos protagonistas, realizando cine dentro del cine como herramienta de enlace y continuidad.

La esencia de esta nueva “Scream” es la misma de siempre. Golpes de efecto y contragolpes -juega con la posibilidad de que pase algo o no pase nada-, algo que ya hemos visto y por supuesto esperamos. La sorpresa es, entonces, por sí sucede algo o no sucede nada, siempre manteniendo el tono de comedia, en un producto que, si bien no reinventa nada, entrega novedad y frescura.

El suspenso y terror de “Scream” es lo que pedimos y esperamos de su género, algo que a esta altura es casi icónico. La estética por supuesto es conocida, funciona, y el guion es “de manual” -aunque se estira mucho- por lo tanto predecible en su forma. No obstante, el texto acierta en mantener el suspenso de quién está detrás de todo. En ese sentido, cubre bien la incógnita, nos hace dudar de todos, y va descartando uno a uno a los posibles culpables.

Las escenas de los ataques son crudos -buenos efectos especiales-, pero, la verdad, no se pueden tomar muy en serio porque acá hay sangre por diversión, de esa que incluso salpica fuera de la pantalla. Y no importa, porque se nota que es ficción, lo esperamos como si se tratara de una caricatura, como parte sustantiva del producto entregado.

“Scream” cumple con lo que promete -un piso mínimo-, aunque igual recomiendo verla con bajas expectativas. La recepción de los fans es buena -a juzgar por quienes estaban en la Avant Premiere-, lo que entrega un bonus track a una película que no aburre, que distrae y despeja a través de un formato conocido y ejecutado como si fuera un clásico.

Ficha técnica

Título original: Scream
Año: 2022
Duración: 114 minutos
País: Estados Unidos Estados Unidos
Productora: Spyglass Media Group, Lantern Entertainment, Miramax, Outerbanks Entertainment, Project X Entertainment, Radio Silence Productions. Distribuidora: Paramount Pictures
Género: Terror. Thriller. Intriga | Secuela. Sátira. Slasher. Comedia negra. Asesinos en serie
Guion: Guy Busick, James Vanderbilt, Kevin Williamson
Música: Brian Tyler
Fotografía: Brett Jutkiewicz
Reparto: Courteney Cox, Neve Campbell, David Arquette, Jack Quaid, Jenna Ortega, Melissa Barrera, Marley Shelton, Kyle Gallner, Dylan Minnette, Mikey Madison, Jasmin Savoy Brown, Mason Gooding
Dirección: Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett

Scream - Por Jackie O.

“Entonces, ¿quién sería él o la asesin@ ahora?” 


"Scream" es una saga de películas (satírico/slasher) creada por Kevin Williamson y Wes Craven. La primera película "Scream" fue estrenada en diciembre de 1996. Luego vinieron las siguientes películas los años 1997, 2000, 2001, y este año 2022 se estrena la que sería la quinta, y es la que comentaré en esta nota. 

Su historia original sigue a Sidney Prescott, que se convierte en el blanco de varios asesinos que adoptan la identidad ficticia de Ghostface para atormentarla, mientras desatan una matanza con tal de llegar a ella.

Ahora, 25 años después de que una racha de asesinatos brutales conmocionara a la tranquila ciudad de Woodsboro, un nuevo asesino imitador se ha puesto la máscara de Ghostface para resucitar secretos del pasado mortal de la ciudad.

Estamos ante más de lo mismo, se repite una y otra vez la misma historia, solo hay que saber quién es él, la o los asesinos, nada más. Así es que, lo importante es cómo se vaya desarrollando esa parte.

Más que una película de terror como la presentan, es casi comedia, pues hay muchas situaciones que causan más risa que susto; todas las partes en que se supone te debes asustar, están muy predecibles que ni saltos das por más que se esfuercen en ello, abusando mucho de esa tónica. Lo otro es que es bien sangrienta, que es la parte medular que tiene esta saga y que capta seguidores, y que en esta nueva película no es la excepción.

Se repiten algunas caras vistas antes en esta historia, y muchos rostros pertenecientes a la nueva camada de actores y actrices de la generación Z, para así darle frescura a esta saga.

Después de haber repasado algo de su historia, vamos con lo estético que nos presenta:

- Su guion es básico, simple y funciona, pues no es una historia para reflexionar.

- Sus locaciones y el vestuario correcto, nada que pedir extra.

- Actuaciones de los jóvenes en su mayoría, mediocres, fingidas y a la fuerza. Los “mayores” tienen una relativa buena actuación, a excepción de Courteney Cox, quien tiende a actuar siempre como mala principiante. Además –va para todos- nadie puede seguir como si nada o con un leve cojeo, cuando estás herido casi desangrándote (no entiendo a los directores cuando sucede esto).

- En cuanto al maquillaje, es bueno cuando nos presentan esas sangrientas y asquerosillas muertes. Malo, cuando vemos que nadie se despeina o se le corre “la pintura” después de tanto ajetreo.

- En escasos momentos hay buena tensión, aunque sea predecible.

- La banda sonora y efectos de sonidos, buenos.

- Me pareció bien que el guion juegue con ironía para hacerla llevadera, y en contra porque no la tomas en serio como película de terror.

-Y por sobre todo, es genial que se mantenga la voz de Roger L. Jackson.

"Scream 5" sigue lo mismo conocido, sin novedades. Esa es su fuente, su naturaleza, y la desarrolla medianamente bien para mantenerte atento; te generará pasar un buen momento, más por su tónica de comedia que de terror, pues considero que de terror no hay nada.

Si no la vez en el cine no te pierdes de nada, así es que puedes esperar cuando salga en TV.

Ficha técnica

Dirección: Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett
Basada en Personajes de Kevin Williamson
Música: Brian Tyler
Fotografía: Brett Jutkiewicz
Montaje: Michel Aller
Protagonistas: David Arquette, Neve Campbell, Courteney Cox, Marley Shelton, Roger L. Jackson, Melissa Barrera, Jenna Ortega , Jack Quaid, Mikey Madison.
Género: Terror - Slasher
Duración: 114 minutos

La Última Noche - Por Juan Pablo Donoso

Extraña tragicomedia inglesa que plantea un dilema fatal: morir envenenados por una nube tóxica, o suicidarse ellos mismos antes de ser asesinados.

El desarrollo de la trama es cómo se enfrenta cada uno de los invitados en esa Noche de Navidad a semejante destino.

Si bien lo dueños de casa, y todos los comensales, están decididos a la inminente autoeliminación, el niño Art (Roman Griffin Davis - Jojo Rabbit, 2019), es el único que se atreve a dudar de aquel destino, y rebelarse.

Con esa actitud se transforma en el sólido protagonista de la tragedia.

Son 4 parejas adultas - siendo una de ellas lesbiana - y 3 niños pequeños, hijos de los dueños de casa (Keira Knightley y Matthew Goode) y una muchachita adolescente tan elegante como confundida (Davida McKenzie).

Los visitantes son amigos y/o parientes de los anfitriones. Fingen alegría y conformidad, pero hay tirantez solapada entre ellos. Aunque cada personaje está bien definido, como personalidades dramáticas son superficiales y, por lo tanto, poco interesantes ante semejante encrucijada. Sería una carencia de la dramaturgia.

Mientras la nube tóxica avanza por las calles vacías, nuestros personajes cenan, abren regalos, bailan y se emborrachan.

Por TV las autoridades recomiendan morir con dignidad tomando la pastilla letal.

La naturaleza de los personajes ofrecía una introspección más profunda, ante cualquiera de las dos opciones.

En contraste con la fuerza protagónica del niño Art, las premisas de los adultos se sienten entre confusas e insustanciales.

Es aquí donde falla el lazo antagónico: en la mezcla de humor forzado y cinismo, frente a la tragedia existencial que plantea el niño con honestidad. La impresión general que deja es de “ni chicha ni limonada”.

Lenguaje muy obsceno de mujeres, hombres y niños que nada aporta.

Ni siquiera la sorpresa final permite darle peso al desarrollo previo del relato.

Buenos actores ingleses para una temática potencialmente atractiva, pero escrita con poco oficio. Ópera prima de Camille Griffin (madre real de los niños actores). Antes sólo había hecho cortos. Le deseamos suerte en su próximo intento.

UN TEMA PODEROSO Y SUGERENTE, BIEN ACTUADO, PERO DRAMATÚRGICAMENTE MAL CONSTRUIDO. FALTÓ BERGMAN O WOODY ALLEN. 

Ficha técnica

Título Original: Silent Night
2021 Drama psicológico Inglaterra - 1,38 hrs. 
Fotografía: Sam Renton 
Edición: Pia Di Ciaula, Martin Walsh 
Música: Lorne Balfe 
Diseño Prod.: Franckie Diago 
Actores: Keira Knightley, Matthew Goode, Roman Griffin Davis 
Guionista y Directora: Camille Griffin

La Nave del Olvido - Por Juan Pablo Donoso

Una virtuosa invitación a la misericordia, a la tolerancia y a la madurez emocional. 

Este sencillo relato fílmico tiene 3 méritos indiscutibles: un caso muy humano de amor y soledad; una bella y equilibrada composición fotográfica, y; una entrañable actuación de la protagonista Rosa Ramírez (La Negra Ester).

Ambientada en el pueblito Lautaro, del sur de Chile, Claudina queda viuda después de una larga y tranquila vida matrimonial. Como pierde su casa de campo es acogida en el hogar de su hija Alejandra (Gabriela Arancibia), madre de un niño Cristóbal, muy regalón de su abuelita.

Por azar entablará amistad con Elsa (Romana Satt) una vecina de su hija, mujer mayor también, cuyo marido pasa largas temporadas ausente por motivos de trabajo.

Lo que comienza como una tímida relación entre señoras solitarias de pueblo chico, se irá transformando en un vínculo afectuoso que culminará en un lesbianismo gratificador para ambas.

El cominillo del pueblo, y la abierta indignación de su hija ante semejante escándalo, obligarán a Claudina a revisar su vida, a reencontrarse con viejos amigos de infancia que, clandestinamente, asumen su homosexualidad, y atreverse a cortar con los vínculos de hipocresías y prejuicios.

El núcleo de la historia conduce a la feliz liberación de un alma que siempre se mantuvo reprimida y que, por fin, se atreve a asumir su propia dignidad como persona y como mujer.

A lo largo del filme se reitera la presencia de ovnis al final de cada etapa. Lo interpretamos como la metáfora de una criatura que tuvo el valor de romper con las estériles convenciones y lanzarse por su cuenta en los brazos de un destino impredecible, pero gozoso.

Es por ello que los créditos finales entregan la canción de Facundo Cabral que dice: “no soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir, es mi color de identidad”…

Admirable para ser la “ópera prima” de Nicol Ruiz Benavides.

SABIA, COMPASIVA Y ESENCIAL. MERECIDOS PREMIOS INTERNACIONALES Y NOMINACIONES PARA UNA PELÍCULA CHILENA. 

Ficha técnica

Drama, romance, vejez, homosexualidad- 2020 Chile - 1,11 hrs. 
Fotografía: Víctor Rojas Morales 
Edición: Mayra Morán 
Música: Santiago Jara 
Directora de Arte: Melisa Nicitich 
Actores: Rosa Ramírez, Romana Satt, Raúl López, Gabriela Arancibia 
Guion y Dirección: Nicol Ruiz Benavides

12/1/22

El sacrificio del ciervo sagrado - Por Alejandro Caro

Sinopsis: Steven (Colin Farrell) es un eminente cirujano casado con Anna (Nicol Kidman), una respetada oftalmóloga. Viven felices junto a sus dos hijos, Kim y Bob. Cuando Steven entabla amistad con Martin (Barry Keoghan), un chico de dieciséis años huérfano de padre, a quien decide proteger, los acontecimientos dan un giro siniestro. Steven tendrá que escoger entre cometer un impactante sacrificio o arriesgarse a perderlo todo.


Obra cinematográfica que lentamente te va atrapando con sus interrogantes y pocas respuestas, dejando al espectador que haga su propio recorrido emocional y ético frente a dilemas familiares, profesionales, que por momentos se transforman casi en irracionales; la situación llevada al límite obliga a tomar una decisión y actuar.

Los personajes por momentos parecen carecer de cierta humanidad con lo cual la historia se debilita, pero no por eso deja de conmovernos y aterrorizarnos el relato, colocándonos en situación, por si alguna vez vivimos algo parecido.

Historia creada con un telón de fondo del mito de Ifigenia, hija del rey Agamenón pedida en sacrificio para poder continuar su viaje a Troya. ¿Cuántas veces han sido pedidos sacrificios como acto supremo de obediencia o gratitud? Es en esta parte del relato donde el filme se torna cruel y despiadado, sobrecogiéndonos, pues aquí todos deben tomar partido, tanto los protagonistas como los espectadores, no hay posibilidad de escapar, solo hay una puerta de salida.

Una muy buena actualización de una tragedia griega que como siempre pide la sangre de alguien y que, en este caso ese personaje debe pagar por sus actos, siendo que al parecer tenía toda su vida resuelta…

Una aguda mirada antropológica a nuestras creencias, cualesquiera que ellas sean, así como una profunda mirada psicológica en lo más oscuro de la mente humana, puede que nunca nos hallamos acercado a esos laberintos como los presenta el filme.

Con un Colin Farrell sobresaliente, en conjunto con Barry Keoghan y Nicole Kidman, logran darle con sus actuaciones la atmósfera que se espera de ellos. 

No dejará indiferente a nadie y provocará más de algún debate. Debemos apreciar esta muy buena obra y puede que al final ya no seamos los mismos…

Disponible en: HBO Max.

Ficha técnica

Título original: The Killing of a Sacred Deer 
Año: 2017 
Duración: 121 minutos 
País: Reino Unido 
Dirección: Yorgos Lanthimos 
Guion: Yorgos Lanthimos, Efthymis Filippou 
Fotografía: Thimios Bakatatakis 
Reparto: Colin Farrell, Nicole Kidman, Barry Keoghan, Raffey Cassidy, Sunny Suljic, Alicia Silverstone, Bill Camp, Barry G. Bernson, Herb CaillouetDenise Dal VeraDrew. 
Género: Thriller. Drama | Thriller psicológico. Sobrenatural 
Productora: Coproducción Reino Unido-Irlanda-Estados Unidos; Element Pictures, Film4 Productions, New Sparta Films. Distribuidora: A24 

Premios 

2017: Festival de Cannes: Mejor guion (ex aequo) 

2017: Premios del Cine Europeo: 3 nominaciones, incluyendo Mejor director 

2017: Festival de Sitges: Premio de la Crítica (ex aequo) 

2017: Premios Independent Spirit: Nom. a Mejor actor sec. (Keoghan) y Fotografía 

10/1/22

Sucesión - Por Jackie O.

"No hay nada más importante que la familia"


Esta es una serie sobre una familia dueña de un imperio de medios audiovisuales y de empresas de entretenimiento. Lleva tres temporadas y ya se anunció una próxima.

Trata de la familia "Roy", un apellido impregnado de riqueza pero por sobretodo de poder. Se les conoce como unos inescrupulosos mafiosos dentro de los medios de comunicación, ya que están dispuestos a todo con tal de obtener lo que quieren. Y cuando digo "dispuestos a todo", es así, no les importa si es amigo, familiar o autoridad, da lo mismo, porque engañarán, desprestigiarán, sobornarán y traicionarán. Y detrás de toda esa riqueza y poder, hay una cuestión de quién va a ser el heredero de este imperio y sucederá al patriarca Logan Roy. Y sus cuatro hijos están sedientos de obtener esa posición.

Logan Roy es un narcisista competitivo que acaba de cumplir 80 años, que ama de una forma muy particular a sus hijos: Conoll, el mayor, que solo le gusta gastar, vivir glamorosamente sin trabajar y tiene ideas donde nadie lo puede tomar en serio. Shiv, la única hija, quien tiene mucho profesionalismo en relaciones públicas gubernamentales, pero el ansia de poder en la industria de su padre es más fuerte. Kendall, es el más aplicado en materias de negocio, el perfecto sucesor para muchos, pero sus adicciones hacen que sea errático en su comportamiento. Y Roman, a quien le gusta humillar y que para él todo es un juego, siempre con un humor negrísimo, donde no sienta cabeza seriamente en lo importante. Ellos son el legado, ellos son los herederos de este gran, pero gran imperio que amasa una enorme fortuna, que ni ellos mismos saben de cuánto es.

¿Pero, quiénes también son relevantes en esta historia? Tom, yerno de Roy, un insoportable adulador que se abrirá paso para no caer en el lodo, así como el primo Greg, otro sujeto sin cerebro, que con ellos se configura el significado de "pituto", personas que obtienen un puesto de trabajo solo por ser pariente del dueño, y no mantienen habilidades que aporten.

En todos ellos,  y otros, vemos personas que no tienen límites morales ni sociales, y siempre están abrumados por el dinero. También vemos todo tipo de corrupción, codicia humana, de la deshumanización que provoca el capitalismo, de actitudes psicopáticas, donde su única meta es el poder, caiga quien caiga, aunque tengan que dejar su propia dignidad de lado. Todo esto y más, hace que su guion se base en extensos diálogos bien construidos, donde estás pendiente de cualquier detalle como el de una simple llamada de teléfono o visita repentina de algún personaje, que pueda dar un giro inesperado sin perder el ritmo argumentativo, usan muchos términos comerciales los que son manejados de una forma muy natural por todos. Las actuaciones se ven tan realistas e impecables que las crees, al punto que te exasperan, te provocan rabia y además una inevitable simpatía.

Mantiene un maquillaje, peinado y vestuario, impecable para personas de su categoría.

La serie también es muy interesante por sus mensajes, una denuncia a los magnates de los medios de comunicación, que manipulan la información para perseguir su propio propósito personal, sin ningún escrúpulo. La corrupción en la política e industria, la manipulación en todos los aspectos. La humillación constante, la descarada vida que llevan, donde nada les importa, el egoísmo intrínseco que mantienen al no hacen nada por otros desinteresadamente. No ayudan, no les preocupa la contaminación, la pobreza, ni siquiera colaborar con aminorar algún tipo de enfermedad. Nada, son solo ellos.

Cada vez que pueden, y más bien para que otros escuchen, ponen el nombre de la familia como si fuera algo importante, pero, ¿lo es? No lo sabemos, tal vez sí, sin embargo la lucha por el poder, la lucha del mismo Logan por querer seguir manipulando el mundo a su antojo, hace que, la rivalidad, la envidia, el miedo, el caminar mirando hacia atrás para que no te claven un puñal, sea estresante vivir día a día. Y así es como viven ellos, insultándose, desconfiando y con un temor reverencial hacia su patriarca.

En qué podría fallar: es que cuenta enganchar con ella al comienzo, y sus diálogos pueden ser muy técnicos y extensos para algunos.

Disponible en HBO Max.

Ficha técnica

Succession
Serie Drama
Creado por Jesse Armstrong
N.º de temporadas 3
N.º de episodios 29
Brian Cox: Logan Roy
Kieran Culkin: Roman Roy
Alan Ruck: Connor Roy
Sarah Snook: Siobhan «Shiv» Roy
Jeremy Strong: Kendall Roy
Nicholas Braun: Greg Hirsch
Matthew Macfadyen : Tom Wambsgans
J. Smith-Cameron : Gerri Kellman
James Cromwell : Ewan Roy

8/1/22

Bonding - Por Jackie O.

"BDSM, el sexo, los tabúes..."


Una estudiante de posgrado de la ciudad de Nueva York lleva una doble vida: estudiante de psicología de día y dominatrix de noche, y decide reclutar a su mejor amigo gay de la escuela secundaria para que sea su asistente, y la acompañe en sus divertidas aventuras.

El ser humano y su satisfacción sexual... Una serie que puede ser un poco extraña, y no para todos.

Los más puritanos ya dejaron de leer esto, y no me extrañaría que a escondidas comiencen a ver esta serie. Pero les digo desde ya, que no verán la morbosidad que tal vez creen que es.

Tenemos a una joven estudiante de psicología que está alejada de su familia, por lo que para pagar sus estudios y su vida, que no es lujosa, trabaja de dominatrix en Nueva York, y contrata a su mejor amigo de la infancia para que sea su asistente. Entre las exigencias extrañas de sus clientes, los temas personales que vamos conociendo de cada personaje, y los problemas que se van presentando entre estos amigos, ambos tratan de sacar adelante su oficio de dominatrix y ser de los mejores en la industria.

En cada capítulo veremos la sexualidad sin tapujos tratada con humor negro; te envuelven rápidamente.

Esta serie tal vez no te hará reflexionar, pero sí te puede entretener, ya que esta comedia trata un tema no muy explorado lo que la hace diferente y original; los personajes están diseñados para agradarte y lo hacen; las actuaciones son buenas, el elenco, en general, es carismático, el guion está bien estructurado, no da pie para rellenos innecesarios, es muy colorida, y lo mejor es que la duración de los episodios hace que sea ligera de ver.

Aunque fue criticada por quienes trabajan en el mundo del BDSM (ver significado al final del texto), como muy poco realista y promovedora de estigmas, ha sido bien recepcionada en términos generales por el público.

Pero no se trata de que veremos puras escenas de sexo, no, sino de cómo es trabajar como dominatrix y lo que eso implica. Si el tema del BDSM es complejo de abordar, el uso de un humor completamente poco convencional hace que esta serie sea algo adictiva, al tiempo que evita caer en la vulgaridad. Y esto último se agradece.

Algunos dirán que quienes tienen gustos poco convencionales para su satisfacción sexual, es porque tienen traumas, y aunque sean profesionales quienes lo digan, puede que tengan razón o perfectamente están muy equivocados y sean ellos unos reprimidos, son solo gustos personales para satisfacerse, ya que el sexo no se hizo solo para procrear, sino que, para disfrutarlo en conjunto, con el consentimiento de los partícipes.

¿Se puede decir que es una liberación mental?

Los cortos episodios se presentan de forma interesante que no te aburres, pues no hay escenas o diálogos de relleno como ya indiqué. Si bien la dominatrix puede ser un tema de interés, todavía está enormemente estigmatizado. Y la serie trata de desafiar la vergüenza asociada con estos términos, y es un buen intento de iniciar una conversación en torno a las diferentes formas de interés sexual.

(BDSM, es un término creado para abarcar un grupo de prácticas eróticas libremente consensuadas que, en algunos casos, son consideradas como un estilo de vida. Se trata de una sigla que combina las letras iniciales de las palabras Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Abarca, por tanto, un conjunto de seis modalidades eróticas relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades alternativas)

Disponible en Netflix.

Ficha técnica

Género: Comedia negra · Comedia dramática · Comedia sexual
Creado por: Rightor Doyle
Protagonistas: Zoe Levin · Brendan Scannell · Micah Stock · Theo Stockman · D'Arcy Carden
Compositor(es): Adam Crystal
País de origen: Estados Unidos
N.º de temporadas: 2
N.º de episodios en total: 15
15 minutos aprox. cada capítulo.
Primera emisión 24.04.2019
Última emisión 27.01.2021

7/1/22

"Avant Premiere" en Radio María - SIGNIS en el cine Viernes 7 de enero 2022

El periodista José Luis Nicolás conversa con Jackie O. y Carlos Correa Acuña en el Programa semanal "En Marcha" en Radio María, sección "Avant Premiere" con SIGNIS Chile.