20/9/18

Locamente Millonarios - Por Juan Pablo Donoso

Panegírico al consumismo materialista. Ahora en el Jet Set oriental.

Le pronosticamos inmenso éxito de taquilla. ¿La razón? Multitudes de espectadores, en todo el mundo, gracias al cine o TV, sueñan con ser tan millonarios y sibaritas como estos personajes ficticios.

Como película unitaria tiene todos los ingredientes de una extensa teleserie internacional. Las secuencias, y sus muchos personajes, dan tema para alargarlos y constituir con ellos innumerables capítulos.

Una muchacha asiática, de humilde origen en Nueva York, ha llegado a ser una eminencia universitaria en Economía. Junto a su prometido, también oriental, viaja a Singapur a conocer a sus futuros suegros y parientes. Más, al llegar allá, descubrirá que su novio es el codiciado heredero de una multimillonaria dinastía. Y sufrirá las humillaciones de una Cenicienta contemporánea.

Con este filme comenzó el estrellato de Henry Golding para convertirse en el galán de moda. De origen malasio, y criado en Inglaterra, se inició como modelo masculino; y por medio de encuestas logró inusitada popularidad entre el público femenino. Su porte, facciones orientales, aterciopelada voz y acento británico lo catapultaron rápidamente como el nuevo símbolo de sex-appeal. De hecho, pronto lo veremos nuevamente en Chile protagonizando otra historia de torcidos amores llamada UN PEQUEÑO FAVOR.

Hay tomas espectaculares de Singapur y de otras grandes urbes de Asia. Destacamos las actuaciones de consagradas actrices como Michelle Yeoh (la suegra Eleanor), Gemma Chan (la cuñada) y Liza Lu (la abuela Ah Ma, de larga trayectoria como heroína oriental en filmes de EE.UU.). La joven protagonista - Constance Wu – si bien de origen asiático nació y se educó en EE.UU. donde ha participado en varios filmes previos. Tanto el director Jon M. Chu, alumno premiado en su Academia de Cine, como los productores, se lanzaron con esta película “rosa”, derrochando glamour y sabiendo que, narrada convencionalmente, recuperarían mucho más dinero que el invertido en su realización (US$ 30.000.000).

UNA CENICIENTA ASIÁTICA AMBIENTADA A TODO LUJO EN UNA PELÍCULA “ROSA” CONTEMPORÁNEA. ÉXITO DE TAQUILLA FRIAMENTE CALCULADO.

Ficha técnica


Título Original: Crazy Rich Asians 
Tragicomedia romántica y fastuosa Warner Bros. EE.UU. – 2 hrs. 
Fotografía: Vanja Cernjul 
Edición: Myron I. Kerstein 
Música: Brian Tyler 
Diseño Prod. : Nelson Coates 
Guion: Peter Chiarelli, Adele Lim, Kevin Kwan (novela) 
Actores: Constance Wu, Henry Golding, Michelle Yeoh 
Director: Jon M. Chu

Hotel de Criminales - Por Juan Pablo Donoso

Una idea potencialmente interesante, poco aprovechada.

Trataron de meter demasiados elementos en un solo relato.

Parece la secuela de gestas anteriores. Constantemente aluden a pasados eventos de sus múltiples personajes. Tal vez vienen de algún comic que desconocemos. Se limitan a esbozarlos más que a motivar sus acciones.

Todo sucede en el llamado Hotel Artemis, un hospital clandestino destinado a sanar sólo a delincuentes prófugos.

Lo regenta una rigurosa Nurse, enfermera paramédica, protagonizada por Jodie Foster (desde pequeña una excelente actriz, pero aquí lamentamos verla tan envejecida y arrugada). Sólo atiende enfermos forajidos y peligrosos.

¿Por qué sólo a ellos? Porque en 2028 la ciudad de Los Ángeles, EE.UU. es un caos de guerra civil, fuera de control, donde mafias luchan a muerte entre sí. Aunque alcohólica, y con un triste pasado maternal, su pasión es ayudar a otros, siendo incapaz de ayudarse a sí misma. Jodie es el único personaje que proyecta más humanidad.

Aparte de las matanzas, es difícil deducir la premisa central. En su género carece de sustancia. Hay demasiados clichés, y son casi todos superficiales.

Para dar más glamour insertan una especie de sensual “gatúbela” (Sofia Boutella) que pega patadas mortales. Aunque tiene ojos biónicos, anchas espaldas, piernas tatuadas, y dice que ella sólo mata a “gente importante”, nunca logra integrarse plenamente al argumento. Se siente embutida a la fuerza.

Hay buena utilización de colores primarios, juxtaposición de avanzadas tecnologías, impresoras en 3D, escenografías retro, pasajes secretos y ascensores destartalados.

Intentan que parezca importante, futurista y espectacular, pero termina vacía y esquemática. Por ahí tiran alguna frase supuestamente reflexiva, pero que se pierde en la polvareda de excesos y confusión.

AMBICIOSA Y RECARGADA. TRATA DE DECIR MUCHO Y QUEDA A MEDIO CAMINO EN TODO. 

Ficha técnica  

Título Original: Hotel Artemis 
Diamond Films Acción, crimen, futurismo EE.UU., Inglaterra – 1,34 hrs. 
Fotografía: Chung-hoon Chung 
Edición: Gardner Gould, Paul Zucker 
Música: Cliff Martinez 
Diseño Prod.: Ramsey Avery 
Actores: Jodie Foster, Sofia Boutella, Dave Bautista 
Guionista y Director: Drew Pearce

La Casa con un Reloj en sus Paredes - Por Juan Pablo Donoso

Imposible olvidarse de Harry Potter: un niño huérfano que aprende magia, pero en casa de su tío brujo.

Las novelas de John Bellairs son apasionantes y gatillan la fantasía. Más, para este filme metieron demasiados sucesos del libro. Y quedó recargada, primando los efectos especiales por sobre el encanto y humanidad de sus personajes.

La película carece de la ternura del relato literario original. Aunque contaron con excelentes y adecuados actores – Cate Blanchett, Jack Black, Lorenza Izzo y el pequeño Owen Vaccaro – el guion quedó abultado con tantas peripecias.

Así, los personajes/actores nos impiden acceder a sus matices personales más íntimos. Se limitan a informar por textos sobre quiénes son, de sus historias pasadas, y sólo galopan por la sucesión de fenómenos mágicos.

Tanto director como guionista debieron seleccionar los acontecimientos centrales y las fantasías para dar a sus personajes el reposo que nos permitiera una mayor identificación con ellos.

Tal vez para dar un respiro introducen las secuencias del niño en el colegio y su interacción con otros compañeros. Aunque el título dice “UN reloj de pared”, en realidad son demasiados los relojes y otros elementos estrambóticos en aquel museo de hechiceros.

EXCESO DE PARAFERNALIA EN DESMEDRO DE BUENAS ACTUACIONES Y SIMPATÍA DE LOS PERSONAJES.

Ficha técnica


Título Original: The House with a Clock in its Walls 
Andes Films Fantasía, comedia familiar EE.UU. – 1,44 hrs. 
Fotografía: Rogier Stoffers 
Edición: Andrew S. Eisen,Fred Raskin 
Música: Nathan Barr 
Diseño Prod.: Jon Hutman 
Guion: Eric Kripke, John Bellairs (novela) 
Actores: Cate Blanchett, Jack Black, Lorenza Izzo, Owen Vaccaro 
Director: Eli Roth

19/9/18

Locamente millonarios - Por Carlos Correa

Basada en la novela de Kevin Kwan, “Crazy Rich Asians” presenta la historia de una joven de Nueva York, Rachel Chu -Constance Wu-, invitada por su novio Nick Young -Henry Golding- a la boda de su mejor amigo en Singapur, oportunidad propicia para que ella conozca a su familia.

Jon M. Chu logra escenificar con desplante el guion de Pete Chiarelli y Adele Lim, poniendo énfasis en el exceso de lujo y en cómo el dinero afecta todo tipo de relaciones.

La historia es simple pues Rachel no conoce detalles ni antecedentes de la historia familiar de Nick por lo que ésta, su primera y alucinante aventura asiática, pasa muy rápidamente de ser un sueño ideal a transformarse en una auténtica pesadilla. La cantidad de personajes secundarios que dan vida a esta comedia romántica aparecen como perfectas caricaturas de todo lo que rodea la opulencia y el refinado gusto de una de las familias más rica de Singapur. Rachel no solo es discriminada por el entorno social. Eleanor, la madre de Nick, simplemente la ignora.

El elenco asiático actúa con mucha soltura y solidez y la química entre sus dos protagonistas es graciosamente natural. Y por cierto, Eleanor Young -Michelle Yeoh- destaca ampliamente en su papel antagónico gracias a su gran carisma y prestancia.

“Locamente millonarios”, su título en español, es una película entretenida, colorida y luminosa. Eso si, resulta extraña la particular sensibilidad de Nick que lo hace tan distinto a su familia de origen. Es difícil cuadrar esta característica siendo él uno de los solteros más codiciados de Asia. Tampoco es fácil entender la sencillez y humildad de Rachel, sobre todo cuando se ve sobrepasada y aún más discriminada por una situación de vida que ella misma desconoce.

“Crazy Rich Asians”, tal vez no tiene el atractivo cautivante que podría tener una historia original o novedosa, sin embargo se las arregla para, con todos los elementos conocidos, elaborar 120 minutos de romanticismo y comedia que fluyen naturalmente y que cumplen con la expectativa de entretener.

Ficha técnica

Título original: Crazy Rich Asians
Año: 2018
Duración: 120 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Warner Bros. / Color Force / SK Global
Género: Romance. Comedia | Bodas. Comedia romántica
Guion: Pete Chiarelli, Adele Lim (Novela: Kevin Kwan)
Música: Brian Tyler
Fotografía: Vanja Cernjul
Reparto: Constance Wu, Michelle Yeoh, Henry Golding, Gemma Chan, Awkwafina, Chris Pang, Sonoya Mizuno, Jing Lusi, Pierre Png, Fiona Xie, Kheng Hua Tan, Harry Shum Jr., Ken Jeong, Jimmy O. Yang, Nico Santos, Amy Cheng, Steph Jack, Selena Tan, Janice Koh, Karanbir Hundal
Dirección: Jon M. Chu

La esposa - Por Carlos Correa

La cinta comienza con la tensa espera de una llamada decisiva. Si el teléfono no suena, es mejor perderse en un lugar apartado. En cambio, si efectivamente el aparato timbra eso significa todo: Joe Castleman -Jonathan Pryce- es el nuevo Premio Novel de Literatura. Acompañado por su esposa Joan -Glenn Close- la alegría y el festejo de Joe comienza en cuanto termina la ansiada comunicación.

Basada en la novela de Meg Wolitzer, “The Wife” relata la historia en tiempo presente, con el viaje del matrimonio a Estocolmo y la preparación para recibir el galardón, intercalando escenas de juventud, cuando ambos se conocen siendo alumna y profesor, se enamoran y deciden continuar su vida juntos y unidos por la pasión de las letras.

Esta cinta del director Björn Runge tiene su mayor atractivo en la magnífica actuación de Glenn Close. El metraje está sostenido por su excelente caracterización, por el ritmo que le imprime a su personaje, por sus primeros planos, sus pequeñas intervenciones y mayormente aquellos silencios llenos de nostalgia y emoción. Es posiblemente de las mejores actuaciones de Close del último tiempo, muy bien acompañada por un sólido Jonathan Pryce que interpreta a sus anchas al galardonado escritor.

“La esposa” no solo presenta la particular historia de este matrimonio a punto de ser abuelos por su hija y con una complicada relación con quien heredó el amor por escribir, el hijo que les acompaña a la premiación. También recrea, en las escenas de juventud, el machismo y la discriminación hacia las escritoras, asunto tan presente en el mundo de la literatura.

Si bien la cinta no es profunda en su forma, el fondo del relato si lo es. Runge solo logra algunas pinceladas de aquello, dejando abierta la puerta para reflexionar sobre la creación artística, los procesos de elaboración, las distintas formas de abordar los desafíos y por supuesto la particularidad con la que cada quien lo asume y lo lleva a cabo. También nos muestra fielmente aquello que rodea a estas figuras de culto, aduladas por el público y donde la familia que está siempre un paso detrás debe postergarse en pro del “astro creado”.

“The Wife” debemos verla no solo por la actuación de Glenn Close. Es necesaria desde lo artístico también, no por la elaboración misma del filme sino por la historia que narra que expone un dilema no fácil de resolver y qué tal vez está mucho más presente de lo que podríamos imaginar.

Ficha técnica 

Título original: The Wife
Año: 2017
Duración: 100 minutos
País: Reino Unido
Productora: Coproducción Reino Unido-Suecia-Estados Unidos; Tempo Productions Limited / Anonymous Content / Meta Film
Género: Drama | Literatura
Guion: Jane Anderson (Novela: Meg Wolitzer)
Música: Jocelyn Pook
Fotografía: Ulf Brantas
Reparto: Glenn Close, Jonathan Pryce, Logan Lerman, Christian Slater, Harry Lloyd, Max Irons, Annie Starke, Alix Wilton Regan, Karin Franz Körlof
Dirección: Björn Runge

Nosotros en la noche - Por Carlos Correa

Esta delicada película, basada en la novela de Kent Haruf, relata la historia de dos viudos que han sido vecinos por décadas sin embargo nunca han tenido especial cercanía. Ambos viven solos desde el fallecimiento de sus respectivos cónyuges y sus hijos ya están lejos de casa. Addie Moore -Jane Fonda- da el primer paso. Visita a Louis Waters -Robert Redford- para hacerle una audaz propuesta: compartir las noches para hablar y acompañarse en el momento de mayor nostalgia que una persona sola puede tener.

La actuación de ambos es maravillosa y sutil. La cámara solo los sigue, capta con cercanía sus gestos, miradas y movimientos, lo que es suficiente para dejar traslucir infinidad de sentimientos y pensamientos que brotan desde el interior de los protagonistas. Existe una química natural, junto a años de experiencia, y una naturalidad asombrosa que parece ser verdaderamente auténtica y no una actuación.

Mediante sus diálogos vamos conociendo una parte de su historia, sus sueños y dificultades, los traumas que han vivido, junto con las buenas y malas decisiones que han tomado a lo largo del camino. La llegada del nieto de Addie pasa de ser una amenaza a esta nueva amistad a transformarse en una nueva oportunidad que ambos tienen de rejuvenecer y reaprender a vivir compartiendo la vida en su esencia fundamental. Sus hijos, en papeles muy distintos, también aportan a la configuración de este nuevo escenario de sus padres, con sus propias vidas, demandas y requerimientos. Y por supuesto, este pequeño pueblo de Colorado donde residen hace honor al dicho “pueblo chico, infierno grande”, pues sin duda todo lo que acontece es comentario obligado de todos sus habitantes.

“Nosotros en la noche” puede ser tan dulce y refinada como también un toque de alerta ante una soledad creciente que puede ser muy difícil de llevar en los adultos mayores. Con oficio, el director Ritesh Batra logra elaborar un drama consistente y que con sus actuaciones de lujo permite ver más allá de lo que se muestra en pantalla.

Ficha técnica

Título original: Our Souls at Night
Año: 2017
Duración: 101 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Netflix
Género: Romance | Vejez. Drama romántico
Guion: Kent Haruf, Scott Neustadter
Reparto: Jane Fonda, Robert Redford, Bruce Dern, Matthias Schoenaerts, Judy Greer, Iain Armitage
Dirección: Ritesh Batra

13/9/18

El Depredador - Por Juan Pablo Donoso

Advertimos que si alguien pretende hallar inteligencia en esta catarata de combates pierde su tiempo y su dinero. Pero si sólo se deja llevar por aventuras descocadas saldrá satisfecho.

Vibrará con la llegada de unos horribles alienígenas, muy perversos, que se han perfeccionado mamando el ADN de los humanos en años anteriores, y ahora vienen a destruir, y reemplazar, nuestra raza humana.

Para mantener el dinamismo – y justificar el presupuesto – tiran a la olla todos los ingredientes de ciencia ficción posibles: efectos especiales a granel, un héroe francotirador invencible, una doctora experta en astronomía genética y ametralladoras, un niño genio capaz de manipular los códigos extraterrestres, un grupo de soldados locos dispuestos a cualquier disparate suicida, escuadrones de militares imbéciles, y feroces perros intergalácticos que traen de vuelta los palitos que les lanzan.

Chorros de sangre, chistes obscenos de hombres y mujeres, muchos descuartizados, y una sucesión vertiginosa de hazañas inverosímiles que, al final, anuncian continuar en una próxima secuela.

DEMENCIAL SÚPER-ACCIÓN EN UNA SÚPER-PRODUCCIÓN TAMBIÉN DEMENCIAL

Ficha técnica

Título Original: The Predator 
Acción, aventura, ciencia ficción Fox Canadá, EE.UU. – 1,47 hrs. 
Fotografía: Larry Fong 
Edición: Harry B. Miller III 
Música: Henry Jackman 
Diseño Prod.: Martin Whist 
Guion: Fred Dekker, Shane Black, Jim y John Thomas 
Actores: Boyd Holbrook, Trevante Rhodes, Jacob Tremblay 
Director: Shane Black