15/11/18

La Vida Misma - Por Juan Pablo Donoso

Grata, inteligente y madura.

Experimenta la tesis de contar una historia sin narrador, para evitar que la tiña con su subjetividad; entonces, se trataría de mostrar la Vida, las Personas y los Hechos tal como vienen, sin manipularlos, es decir, que LA VIDA MISMA, al azar, nos cuente la historia.

Sin duda esto es imposible de lograr en su cabalidad, ya que siempre influirá el criterio de selección que debe hacer el autor. Y lo mismo con los personajes que se incluyen o extraen.

El desafío del realizador Dan Vogelman es igualmente valioso y hábil. Dentro del juego generacional muestra diversas variantes, y textos alternativos, para una misma situación. Baraja los tiempos, lugares y países; muestra cómo ellos influyen en las futuras decisiones de los personajes.

Es grata y sus actores fueron bien escogidos; encarnan a seres vulnerables, dignos de compasión, difíciles de juzgar y, por sobre todo, víctimas de lo imponderable que cada día nos depara. Frente a este destino nos explicitan, al final, el mensaje de que aunque seamos derribados de rodillas a lo más bajo, aún podemos descender un poco más… pero que nuestra dignidad se sustenta en la capacidad de volver a levantarnos.

Reparto de conocidos actores que parecen simpatizar con el experimento dramático de Vogelman. (Annette Bening, Mandy Patinkin y Antonio Banderas, entre otros). Destacamos el carisma de la joven catalana Laia Costa, como Isabel (aunque nunca envejece ni se demacra con la enfermedad). Y Sergio Peris-Mencheta como el rudo pero sabio campesino andaluz.

Más vale aceptar las sorpresas de la vida, evitar juzgar a las personas por sus reacciones ante el dolor, y abrirse sin miedo a la tolerancia y al perdón. Atender primero a los sentimientos y después a las razones.

DE APARIENCIA SENCILLA PERO PROFUNDA. TRISTE, SORPRESIVA Y GRACIOSA A LA VEZ…COMO ES LA VIDA MISMA.

Ficha técnica

Título Original: Life Itself 
Tragicomedia BFDistribution EE.UU. – 1, 57 hrs. 
Fotografía: Brett Pawlak 
Edición: Julie Monroe 
Música: Federico Jusid 
Diseño Prod.: Gerald Sullivan 
Actores: Olivia Cooke, Oscar Isaac, Samuel L. Jackson Annette Bening, Antonio Banderas
Guionista y Director: Dan Fogelman

Animales Fantásticos: los Crímenes de Grindelwald - Por Juan Pablo Donoso

Grandilocuente. Exuberante en efectos especiales mágicos, una galería de actores famosos, y estupendos diseños de producción.

Sin duda la disfrutarán los antiguos seguidores de la saga de Harry Potter, con sus personajes y aventuras posteriores, todas creadas por la prolífica escritora inglesa J.K. Rowling.

Esta es la secuela de ANIMALES FANTÁSTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS (2016) dirigida por el mismo David Yates y protagonizada también por Eddie Redmayne (La Chica Danesa, La Teoría del Todo) como el bonachón zoomago Newt Scamander.

Mas, para los novatos en la epopeya, esta película resultará recargada de personajes cuyos antecedentes desconoce, y donde sus conflictos parecieran haber comenzado mucho tiempo antes.

Al ver esta 2ª parte - LOS CRIMENES DE GRINDELWALD - el espectador sentirá que llegó atrasado a una historia cuyos orígenes se dan por sabidos.

Y como a cada rato surge un nuevo personaje – masculino o femenino – conocidos entre sí, y de los lugares más insólitos emergen animales mitológicos chicos y grandes, además de traspasar paredes o convertirse en llamaradas, la relación entre ellos se va multiplicando hasta lo demencial.

Una trama sumamente complicada que se inicia en el Ministerio de la Magia en Nueva York de 1927, pasa a Londres, luego a París, teniendo como principal enemigo a un poderoso hechicero llamado Grindelwald (Johnnie Depp), cuyos comienzos infantiles se hermanan con el entrañable Prof. Albus Dumbledore (Jude Law), para seguir con la interminable cadena de relaciones en aventuras mágicas sin fin.

Una superproducción cuidada al extremo en todos los aspectos: paisajes de comienzos del siglo 20, escenografías, vestuarios, utilería, maquillajes, música incidental casi constante, y sonidos viscerales si se la ve en salas estereofónicas.

Por todas estas cualidades será impactante aunque el espectador entienda la mínima parte de lo que en verdad está ocurriendo en el argumento y con sus personajes.

UN BANQUETE PARA LOS SEGUIDORES DE J.K. ROWLING. PARA LOS DEMÁS SERÁ DIFÍCIL COMPRENDER LA TRAMA. DEBERÁN CONFORMARSE CON LA ESPECTACULAR PIROTECNIA.

Ficha técnica

Título Original: Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald 
Aventuras, magia, fantasía WarnerBrosChile 
Inglaterra, EE.UU. – 2,14 hrs. 
Fotografía: Philippe Rousselot 
Edición: Mark Day 
Música: James Newton Howard 
Diseño Prod.: Stuart Craig Guion: J.K. Rowling 
Actores: Eddie Redmayne, Katherine Waterston, Dan Fogler 
Director: David Yates

9 Satra: La Leyenda de Muay Thai - Por Juan Pablo Donoso

Hermosa y gigantesca animación épica tailandesa, colmada de aventuras, combates, héroes, y monstruos mitológicos.

Fusiona con inteligencia la fantasía, las artes marciales del Muay Thai, y el encanto de los entornos de Tailandia.

Les tomó 4 años realizarla. Y con la participación de más 200 animadores lograron que cada secuencia lograra ser admirable y entretenida.

Especial para adolescentes y adultos jóvenes que cada vez demandan más un cine con tecnología de punta, acción y batallas épicas puestas al servicio de una historia a escala humana: la de un joven común y corriente que, según dicta la profecía, salvará a su reino y a los oprimidos habitantes de su pueblo.

Ott, es un humilde joven destinado a salvar el místico reino de Ramthep oprimido por los Yaksas, ogros que esclavizan y matan humanos por una enemistad perpetuada tras varias generaciones. Su misión es llevar al Príncipe de Ramthep el 9 Satra-Escudo de Dios – talismán hecho de estrella, que al combinarse con las artes marciales del Muay Thai dotan al guerrero escogido de poderes especiales. Le acompañarán en esta aventura Xiaolan, una ruda pirata que pilotea una carabela voladora; Vata, juguetón líder del derrocado Reino de los Monos, y Asura, un general, desertor que vive en exilio. Sin embargo, Dehayaksas, gigantesco e ígneo rey de los Yaksas, no permitirá que sus planes sean interrumpidos por un simple joven. Y de ahí deriva la catarata de peripecias, peligros y hazañas.

En el dibujo, los personajes buenos tienen color y textura similar a la madera, más tostados los hombres y más claras las mujeres. Los malvados y sus armamentos brillan en un acero azulado. Y los colaboradores intermedios, Mono Vata y el General Asura, tienen la piel de un rojo fucsia. En cambio Geeza, el viejo y perverso profeta, es andrógino, servil a los malos, horrible y de rostro descompuesto por la lepra.

El relato fluye vigoroso, con diversos ángulos de cámara, pocas pero elocuentes expresiones faciales, y una música incidental que acompaña en perfecta sintonía el dramatismo - o humor - de cada escena.

Los múltiples personajes están claramente diferenciados según su carácter, y los combates marciales del héroe Ott se ajustan con gran fidelidad a la milenaria técnica del Muay Thai (boxeo tailandés).

INTERESANTE Y NOVEDOSO LARGOMETRAJE TAILANDÉS, LLENO DE AVENTURAS, COMBATES, MONSTRUOS Y HÉROES. ETERNA LUCHA MITOLÓGICA DEL BIEN CONTRA EL MAL.

Ficha técnica

Animación, leyenda, aventuras 
Cinetopia Tailandia – 1,42 hrs. 
Música: Ryan Shore 
Productor Ejecutivo: Juthathip Niramonpisan 
Supervisor Técnico: Artaya Boonsoong 
Guionistas: Nat Yoswatananont,Bryan Edward Hill y Daraka Wongsiri 
Directores: Pongsa Kornsri, Gun Phansuwon, Nat Yoswatananont

14/11/18

Dry Martina - Por Carlos Correa

Buenos Aires. Martina -Antonella Costa-, cantante pop argentina famosa en los noventa pero que ya no tiene reconocimiento, termina una presentación y se dirige a su casa. Los 40 años se acercan en un momento donde la nostalgia y añoranza de juventud la encuentran con un fuerte desencanto por el amor. Una joven pareja de chilenos coincide en el país trasandino. Han ido al partido de fútbol de las selecciones, pero no solo con ese objetivo. Francisca -Geraldine Neary-, fanática de Martina, convencida que ellas dos son hermanas está dispuesta a probar su teoría. César -Pedro Campos-, su novio, se involucra con la protagonista en una aventura que revive su pasión perdida. Entonces Martina decide viajar a Chile para buscar a este joven que le da una luz de esperanza a su vida, sin embargo encuentra a cambio una serie de situaciones inesperadas que se van complicando con el correr de los minutos y que, si bien no cumplen con su objetivo inicial, logran sacarla de la inmovilidad en la que estaba sumergida.

José Manuel “Che” Sandoval, director chileno que reside hace años en Argentina, presenta esta nueva producción que ha participado este año en las competencias de Tribeca, Bafici y Sanfic, con Antonella Costa como protagonista -nominada a los premios Fénix por su actuación- junto a un elenco donde destaca la participación de Patricio Contreras que interpreta al padre de Francisca, en un papel curioso, lleno de gracia, donde su oficio se impone con solidez.

Los reparos a “Dry Martina” no van por el lado de la producción ni de la filmación, aspectos que Sandoval y su equipo manejan muy bien. Los puntos débiles, en mi opinión, están en el guion, en la misma historia y en la construcción de los personajes que no logran consolidar un relato que tenga convicción narrativa y deje de ser una suma de situaciones vinculadas con el sexo. Las idea fuerza -añoranza, pérdida de deseo sexual, juventud que revitaliza, búsqueda de identidad y motivación vital, entre otras- se desvanecen al enredarse en un permanente deambular sin rumbo. Caminamos con sus protagonistas, viajamos, vamos y volvemos, observamos sus encuentros y desencuentros, sin embargo todo nos lleva a un punto ciego donde esa luz que Martina ve en el comienzo del metraje se apaga inexorablemente junto con el relato.

“Dry Martin” se enmarca dentro del proceso creativo de su realizador quien continúa su propia búsqueda conceptual. El oficio y el talento están, por lo que es posible que “Che” Sandoval nos tenga preparada más de una sorpresa en sus próximos trabajos.

Ficha técnica

Título original: Dry Martina
Año: 2018
Duración: 99 minutos
País: Chile
Productora: Productora Forastero / Rizoma Films / Escuela de Cine de Chile / Cine Sur
Género: Comedia. Drama
Guion: Che Sandoval
Música: Gabriel Chwojnik, Slowkiss
Fotografía: Benjamín Echazarreta
Reparto: Antonella Costa, Patricio Contreras, Dindi Jane, Pedro Campos, Héctor Morales
Dirección: "Che" Sandoval

9/11/18

Somos Campeones - Por Carlos Correa

Marco Montes -Javier Gutiérrez- no lo pasa bien. Es despedido de su puesto de entrenador asistente de un equipo profesional de básquetbol por pelearse en plena cancha con su amigo, el entrenador principal del club. Arrogante y malas pulgas, Marco completa su “mala fortuna” al ser fiscalizado por la policía luego de chocar una patrulla, conduciendo en estado de ebriedad. ¿Castigo? Por supuesto. Dos años de prisión o noventa días de trabajo comunitario, sentencia una ruda e implacable jueza. Obviamente, Marco elige lo segundo pero ni siquiera sospecha de qué se trata: deberá entrenar un equipo de personas con discapacidad intelectual.

En esta cinta del realizador Javier Fesser, quien también colabora con el guion junto a David Marqués, la historia de referencia no es lo principal. El relato es una fábula que tiene un trasfondo profundo y que contiene lecciones de vida que, si bien no son novedosas, están muy bien retratadas y con ello adquieren una nueva frescura.

Marco comienza a descubrir algo que jamás había visualizado. Esto de la discapacidad intelectual o capacidades diferentes para él no es más que una anormalidad manifiesta, un tema alejado, extraño, tal vez hasta curioso y por supuesto absolutamente secundario. Y claro, en un mundo en que lo distinto nos provoca temor, derribar prejuicios y cambiar nuestra manera de pensar no es fácil. Se necesita, no pocas veces, una experiencia vital que nos obligue a hacerlo y esta es justamente la historia del protagonista.

Con actuaciones reales y honestas -los actores no profesionales fueron escogidos especialmente para la película- el director logra transmitir amabilidad y ternura y dar relevancia al tema de la inclusión. Con varios diálogos que nos dejan pensando, las historias individuales de los integrantes del equipo “Los Amigos” son un universo en sí mismas. Los prejuicios también los vemos reflejados en traumas pasados que provocan miedo incontrolable en el presente. Vemos el abuso laboral al que es sometido Benito, la fobia al agua y su enternecedor amor a los animales de Juanma, y la profunda desconfianza que muestra Román, el referente del equipo, producto de mentiras y abandonos sufridos en el pasado. Julio -Juan Margallo-, el encargado del centro donde se desarrolla la mayor parte del metraje, es un personaje encomiable, con una voluntad, cariño, vocación de servicio y dedicación que conmueve profundamente. También está presente Sonia -Athenea Mata-, la mujer de Marco, con sus sueños de tener hijos, su trabajo y una separación que ella no ha buscado.

Si bien la lectura se aborda desde la visión de Marco, me gustaría poner el foco al otro lado. La incidencia en la vida de cada uno de los integrantes del equipo está descrita por la cinta en tono mayor. La oportunidad que tienen de tener a Marco junto a ellos es única. Tal vez no lo entiendan y ni siquiera lo dimensionen, sin embargo su felicidad es real y absoluta. No se ve en ellos nada de amargura o de frustración en el proceso. Disfrutan cada minuto y cada instante. ¡Qué importante es estar ahí cuando se necesita! Acompañar, apoyar, corregir, guiar y liderar sin tirar la toalla o abandonar al primer desencuentro y así salir del espacio confortable para ingresar a un mundo diverso, distinto y especialmente cariñoso. Es lo que refleja esta obra de Javier Fesser que España ha elegido para que sea su representante para el Óscar a la película de habla no inglesa. Reconocer a quienes tienen capacidades diferentes como personas, respetando su identidad y dignidad como lo más sagrado que existe, con integridad, coraje y valor, sabiendo que hay mucho que aprender de ellos. Allí están, generosamente dispuestos, y sin esperar nada a cambio, solo nuestra acogida y comprensión.

Ficha técnica

Título original: Campeones
Año: 2018
Duración: 124 minutos
País: España
Productora: Morena Films / Movistar+ / Películas Pendleton
Género: Comedia. Drama | Comedia dramática. Discapacidad. Baloncesto. Deporte
Guion: David Marqués, Javier Fesser
Música: Rafael Arnau
Fotografía: Chechu Graf
Reparto: Javier Gutiérrez, Juan Margallo, Luisa Gavasa, Jesús Vidal, Daniel Freire, Athenea Mata, Roberto Chinchilla, Alberto Nieto Ferrández, Gloria Ramos, Itziar Castro
Dirección: Javier Fesser

8/11/18

Somos Campeones - Por Juan Pablo Donoso

Amena, graciosa y conmovedora.

Por un lado está la casi siempre exitosa temática de las competencias deportivas. Esta vez será el basquetbol.

Y por otro, el delicado asunto de sumergirse en el mundo de los jóvenes con Síndrome de Down y otras deficiencias mentales.

La feliz combinación de estos elementos dio como resultado esta encantadora película.

Un entrenador profesional, Marco ( Javier Gutiérrez), por hallarse en una crisis matrimonial, se ha tornado agresivo y bebedor. Lo expulsan del equipo en que trabaja y comete una grave falta en el tránsito. Junto con privarlo de su licencia de conducir, la Jueza le da como pena alternativa enseñarles a jugar basquetbol a un grupo de jóvenes con disfuncionalidad mental. El Centro Especial Deportivo lo rige un sabio anciano llamado Julio (Juan Peragallo) quien, con mucha paciencia, tranquiliza a Marco y lo induce a iniciar los entrenamientos.

Al comienzo parecía una tarea imposible y exasperante. Pero poco a poco los mismos jóvenes lo irán conquistando hasta llevarlos a un campeonato nacional de discapacitados.

La personalidad y dolencia de cada muchacho está claramente diferenciada, y los hace queribles: Manuel, Paquito, Jesús, Sergio, Fabián, Juanma, Benito, Marín y la única jugadora del equipo de apellido Collantes que resulta ser, además de diestra, capaz de agregar autoridad femenina en el grupo.

El humor y la ternura se combinan con equilibrio y respeto. La cinta da permiso para reír con las salidas inocentes de los jóvenes sin por ello sentirnos culpables de faltar a la caridad: ellos también se toman a sí mismos con humor.

El desafío artístico fue dirigir a estas personas en una ficción con argumento y textos definidos. Ni siquiera actores profesionales habría dado ese tipo de verdad y emoción.

Ágil y difícil edición, donde también demostró su talento el director Fesser, junto a Roberto Bolado.

El conflicto amoroso del protagónico resulta algo simplista y, tal vez, para complacer a la audiencia menos exigente.

Ya habíamos comentado estas temáticas en películas discriminatorias como LA BATALLA DE LOS SEXOS (2017), en lo deportivo, y LOS NIÑOS (2016) de nuestra compatriota Maite Alberti relativa a los jóvenes con Síndrome de Down. Y en ambos casos el resultado fue enriquecedor para el público

Una de las momentos dramáticos más deslumbrantes fue demostrar la maravillosa capacidad de esas criaturas para alegrarse – sin egoísmo alguno – con el triunfo ajeno. Testimonio de bondad pura, espontánea y natural.

Aconsejamos, de todo corazón, verla a quienes deseen emocionarse y salir optimistas del cine.

BELLA PELÍCULA ESPAÑOLA QUE NOS SENSIBILIZA Y RECONCILIA CON ESOS ÁNGELES QUE SON NUESTROS HERMANOS DISCAPACITADOS. UN BAÑO DE AMOR Y ALEGRÍA.

Ficha técnica

Tragicomedia, deportes 
Andes Films España, México – 2,04 hrs. 
Fotografía: Chechu Graf
Edición: Roberto Bolado, Javier Fesser 
Música: Rafael Arnau 
Diseño Prod.: Javier Fernández 
Guion: David Marqués, Javier Fesser Actores: Javier Gutiérrez, Athenea Mata, Juan Margallo Director: Javier Fesser

Operación Overlord - Por Juan Pablo Donoso

Una súper “melange” de todos los clichés taquilleros del cine comercial.

Es bélica, 2ª Guerra Mundial, abundan los zombies, los buenos son yanquis aunque a ratos tan despiadados como los enemigos nazis, muchos efectos especiales, una atractiva heroína francesa de la Resistencia, un niño juguetón, espectaculares sonidos ambientales, y suspenso permanente.

Una caricatura del género, a la manera de las antiguas películas de matinée, pero más cruel y con todos los adelantos técnicos del cine contemporáneo.

Lo mejor es la secuencia inicial en el avión que lleva a una pequeña patrulla de soldados a un pueblito de Francia. Deben destruir la torre de la iglesia en poder los nazis. Sólo si la derriban, los alemanes ignorarán el desembarco sorpresivo de las tropas aliadas en Normandía.

En la patrulla van todos los prototipos heroicos: el duro sargento, el soldado judío, el gringuito desatinado mascando chicle, el fotógrafo de guerra y el jovencito bueno: ahora es un negro descendiente de haitianos, que habla francés y vence los más insólitos escollos para sobrevivir. Además, es el único con sensibilidad ante la defensa de los “derechos humanos”… aunque estén masacrando a sus camaradas (¡!).

La médula de la trama ocurre en el subterráneo de la iglesia. Allí un médico alemán experimenta con los cadáveres de los habitantes de la aldea. Les inyecta un líquido experimental y resucitan… pero transformados en horribles monstruos asesinos, a prueba de balas y golpes letales.

Los aficionados al gore, a las antiguas películas de guerra y a los zombies, gozarán aún más viéndola en IMAX y con sonido envolvente.

ACCIÓN, VIOLENCIA Y TERROR CONSTANTES PARA QUIENES NECESITEN DESCARGAR ADRENALINA ACUMULADA.

Ficha técnica

Título Original: Overlord Accion, terror, ciencia ficción 
Andes Films EE.UU. – 1,49 hrs. 
Fotografía: Laurie Rose, Fabian Wagner 
Edición: Matt Evans 
Música: Jed Kurzel 
Diseño Prod.: Jon Henson 
Guion: Billy Ray, Mark L. Smith 
Actores: Wyatt Russell, Pilou Asbæk, John Magaro 
Director: Julius Avery