30/3/21

Noche de Paz - Por Carlos Correa

Disponible en Cinemark.cl


El viaje en bus tiene un destino que no conocemos, pero la cámara en las manos de Adam -Dawid Ogrodnik-, sí tiene un fin muy claro: obtener registros para su bebé próximo a nacer. Ya en la ciudad y luego de arrendar un auto caro, vemos al protagonista dirigirse a su casa natal para celebrar la Navidad junto a su familia.

La llegada es inesperada. Adam lleva años viviendo en Países Bajos -con Aśka, su prometida- y su regreso provoca inquietud. Quienes le reciben, le acogen con cariño pese a desconocer las motivaciones de su visita, las que, por supuesto, no son evidentes, porque Adam tiene un plan que necesita de la colaboración de su familia. Se trata de la venta de la casa del abuelo para poder iniciar un negocio y luego devolverles a cada uno su parte.

Cada personaje en esta cinta del director polaco Piotr Domalewski posee una hebra fina con un desarrollo profundo. La reunión familiar desnuda las relaciones internas de esta disfuncional familia. Sin la necesidad de ser del todo explícitos, los conflictos aparecen en varios niveles, existen problemas no resueltos, rencillas, dudas, envidias, desconfianzas, rencores y principalmente una marcada frustración.

El desarrollo es tenso. Es nochebuena y el ánimo es celebrar, pero eso también permite ocultar la realidad. Abunda el alcohol para ahogar las penas y decepciones, principalmente masculinas. Las mujeres en la cocina mientras los hombres beben y fuman, se transforma en el reflejo de un marcado machismo que parece asumido sin mayor contrapeso. No obstante, observamos cómo el rol femenino se muestra empoderado, pues quien realmente lidera la casa es Teresa -Agnieszka Suchora-, la madre de Adam. A su manera, con su estilo, con su forma de ser, intenta conducir todo hacia un buen puerto, obteniendo naturalmente dispares resultados.

Volviendo a la configuración de personajes, cada uno deja entrever parte de su historia sin ser protagonista principal. Con Adam en el centro, el relato presenta a sus abuelos, a sus padres, a su hermanos, a sus tías y a sus primos, entre algunos otros, en unas horas que se prevén fraternas. Se visualizan sentimientos, tormentos, la historia de sus vidas sumidas en la desesperanza, remitidas a su pueblo, a su país. Lo que debiera ser una grata velada, de pronto comienza a transformarse en una dinámica nerviosa, cuyas apariencias se desmoronan fácilmente al momento de develarse las verdaderas intenciones de Adam.

En “Cicha Noc”, aparentemente, no sucede mucho, no existe demasiada acción, incluso, a simple vista, podría parecer una reunión familiar más. Y es que la acción está en el fuero íntimo, en la profundidad de cada una de las personas allí reunidas, en lo que muestran y principalmente en lo que ocultan y callan. La destreza de la dirección de actores sobresale, porque todo resulta tan natural que por momentos parece una filmación documental en tiempo real. Ayuda a esta sensación, el efecto paralelo de la cámara casera, ofreciendo pausas al retrato con una mirada desde otra perspectiva, cercana y tal vez más auténtica.

El debut de Piotr Domalewski se percibe auspicioso. Con pocos elementos logra configurar un mundo complejo sobre el cual podemos reflexionar. Sabemos que las apariencias engañan y siempre existe un detonante que rompe las barreras y hace caer los resguardos y la compostura. ¿Será el caso de esta particular Noche de Paz?

Ficha técnica


Título original: Cicha Noc
Año: 2017
Duración: 100 minutos
País: Polonia
Productora: Studio Munka - Polish Filmmakers Association, Canal+ Polska, Polski Instytut Sztuki Filmowej
Género: Drama | Comedia dramática
Guion: Piotr Domalewski, Artur Gortatowski, Katarzyna Janicka, Michal Stalinski (Historia: Helena Szoda-Wozniak)
Música: Waclaw Zimpel, Krzysztof Dys
Fotografía: Piotr Sobocinski Jr., Leszek Starzynski
Reparto: Dawid Ogrodnik, Tomasz Zietek, Agnieszka Suchora, Arkadiusz Jakubik, Maria Debska, Tomasz Schuchardt, Pawel Nowisz, Elzbieta Kepinska, Jowita Budnik, Mateusz Wieclawek, Artur Steranko
Dirección: Piotr Domalewski

No hay comentarios.:

Publicar un comentario