19/6/20

El Método Kominsky - Por Juan Pablo Donoso

Las actuaciones y los diálogos son la cumbre de esta teleserie. 

Los acontecimientos, aunque tragicómicos, corresponden al diario vivir. ¿Qué la hace tan irresistible? La exuberante humanidad de todos sus personajes, y la capacidad de mostrar tan crudamente sus flaquezas y de reírse de sus penas para evitar sucumbir.

La primera temporada trae 16 episodios de 30 minutos cada uno. Si la vemos de corrido, al cabo de 8 horas seguiremos preguntándonos a dónde conduce este apasionante relato. Tal vez la 2ª temporada traiga la respuesta. Más, lo innegable es que nos atrapa desde el primer capítulo.

Los protagonistas son 2 amigos de toda una vida, septuagenarios, con los achaques propios de la edad. Michael Douglas es Sandy Kominsky, ex actor y ahora dueño de una academia de Actuación para jóvenes en Los Ángeles. Alan Arkin, Norman, es el presidente y propietario de una gran Agencia de Talentos.

La mayoría de las teleseries- mientras nos presentan a los personajes y sus circunstancias - requieren de varios capítulos iniciales antes de entrar al meollo del conflicto. Aquí, el talento y experticia del guionista Chuck Lorre (Dos Hombre y Medio y La Teoría del Big Bang) entra de inmediato en materia con la viudez de Norman.

Otro tanto sucede con Sandy, tres veces divorciado, al intentar transmitirle a sus ilusionados alumnos los secretos de la buena actuación, sabiendo que ni el talento ni el carisma, son garantía del triunfo ni de la fama.

Subyace en ambos ancianos la sospecha de que, al margen del éxito aparente, sus vidas aún carecen de un sentido más profundo. Hay algo oculto tras el amor de sus mujeres que podría darles la esperada respuesta.

Conoceremos cómo por medio de sus hijas - aún tanto o más frágiles que ellos - siguen madurando como padres en tolerancia y humildad.

En cada capítulo asistimos a sus tormentos prostáticos, cánceres incipientes y, a la vez, a los desafíos sexuales que surgen con nuevos romances. Una mezcolanza de emociones y sentimientos en que las pasiones se entrelazan con la vejez.

Hay una continua aparición de antiguos actores cuyos cameos aportan refrescantes chispas de familiaridad al público mayor, como Danny de Vito, Ann-Margret, Elliott Gould, Patti LaBelle, Allison Janney, Haley Joel Osment entre muchos más. Y los rescates de figuras secundarias como Paul Reiser, Jane Seymour, Nancy Travis, Susan Sullivan y Lisa Edelstein.

Las sesiones de Sandy en sus clases de actuación nos permiten convivir con una variada fauna de alumnos interpretando escenas clásicas, bien o mal, y escuchando las correcciones del maestro en que, de una manera u otra, se vislumbran sus propios enigmas existenciales.

Se dice que la 2ª temporada vendría aún mejor que la 1ª. Para enamorarse de todos los personajes.

PRIMERA TEMPORADA DE UNA TELESERIE PLENAMENTE LOGRADA. LA RISA Y EL DRAMA SE MANCOMUNAN EN UN TESTIMONIO DE FRAGILIDAD Y MADUREZ. FASCINANTE.

Ficha técnica

Título Original: The Kominsky Method
2018 Tragicomedia - EE.UU. Teleserie 16 episodios - 30 min. c/u 
Fotografía: Anette Haellmigk 
Edición: Gina Sansom 
Música: Jeff Cardoni Diseño 
Prod.: Denny Dugally 
Actores: Michael Douglas, Alan Arkin, Susan Baker 
Guionista y Director: Chuck Lorre y otros

No hay comentarios.:

Publicar un comentario