3/4/19

Obsesión - Por Juan Pablo Donoso

Pretenciosa, recargada y truculenta.

Pretende ser paranormal pero queda confusa.

Acumula símbolos en los objetivos de los personajes, y los deja llenos de cabos sueltos.

Incluye escenas sexuales sólo para complacer a la “galería”, además de personajes secundarios innecesarios.

Los pobres actores que, al parecer, nunca supieron bien adónde apuntaba el guion, se defienden con su oficio apelando a un realismo lógico. Lo demás es una sucesión de sugerencias misteriosas mal resueltas.

Lo mejor es la fotografía – sobre y bajo el mar - y algunas locaciones seudo caribeñas. La música incidental se encarga de anunciarnos que tal vez algo importante sucederá, pero siempre es decepcionante.

Nunca sabremos quién es el elegante, enigmático y descalzo burócrata flacuchento llamado Fontaine (Jeremy Strong), y para qué lo envuelven con tal atmósfera de misterio. (¡!)

Se supone que Patrick, el niño que vemos en la película, es el “cerebro” esotérico que domina con tremendo poder mental todo lo que ocurre… pero la verdad es que el único caprichoso, e inmaduro, que mueve los hilos torcidos del relato es el guionista y director Steven Knight.

Si quiso incursionar en este género de nihilismo policial (film-noir) mezclado con surrealismo, debió revisar a sus antepasados Chabrol, Siegel, Polansky, Hitchcock, Buñuel y David Lynch, por sólo nombrar algunos.

Los diálogos son obvios y pedestres, para que conozcamos los antecedentes de los personajes, pero sólo contribuyen a enredarnos más.

La acción sucede en una de las tantas islas llamadas Plymouth, de clima tropical y donde los autos tienen el manubrio a la derecha. Una esposa viene donde su primer marido a solicitarle que lance a su actual conyugue al mar para que se lo coman los tiburones. Al ex esposo lo único que le interesa es cazar a un rebelde atún gigantesco. Más, presionado por la salud mental de Patrick, el hijo de ambos, accede de malas ganas y luego de muchos cigarrillos y botellas de ron.

Y el resto de la trama se encumbra en una melcocha de supuestos eventos paranormales.

UN MALOGRADO THRILLER CON BUENOS ACTORES EN UN PÉSIMO GUION. PUDO TENER MAGIA, SUSPENSO EN OTRAS MANOS.

Ficha técnica

Título Original: Serenity Drama, suspenso 
Diamond Films EE.UU. – 1,46 hrs. 
Fotografía: Jess Hall 
Edición: Laura Jennings 
Música: Benjamin Wallfisch 
Diseño Prod.: Andrew McAlpine 
Actores: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Diane Lane 
Guionista y Director: Steven Knight

No hay comentarios.:

Publicar un comentario