14/2/18

Todo el dinero del mundo - Por Carlos Correa

Esta película del director Ridley Scott llega no exenta de polémica. Se trata del secuestro de John Paul Getty III, en 1973 en Italia, y las intensas gestiones de su madre por conseguir que John Paul Getty, abuelo del joven y tal vez el hombre más rico del mundo en ese momento, accediera a pagar un rescate de 17 millones de dólares. Estos son los hechos reales en los que la película se inspira, sin embargo la polémica se instaló pues quien estaba a cargo de encarnar a Getty era Kevin Spacey. Ya estaba todo filmado cuando una acusación en su contra por abusos sexuales hizo que el director decidiera convocar de urgencia a Christopher Plummer para el papel y grabar nuevamente todas las escenas en que participaba el ya apartado Spacey.

El resultado es que Plummer está brillante, entregando una sólida actuación, junto a la excelente Michelle Williams como Gail Harris, Mark Wahlberg como Fletcher Chase, mano derecha de Getty y Charlie Plummer como John Paul Getty III.

La cinta aso si es extensa y por momentos cansadora. El guión elaborado por David Scarpa hace énfasis en dejar claro el carácter especial del magnate petrolero, su aura de ogro solitario, avaro y tacaño, incapaz de sentir emociones y preocupado solo de acumular más y más dinero. La contraposición de su nuera Gail provoca un contrapeso interesante aunque no necesariamente suficiente.

La película provoca un efecto tal vez deseado por el director. Repulsión y odio hacia esta absurda obsesión por el dinero. Los problemas familiares de Getty, el hijo perdido en alcohol, drogas y separado de su mujer, su nieto adorado pero siempre tratado con distancia y la madre desesperada, que sostiene una batalla legal y emocional con él, representan una aguda crítica a la riqueza, al mundo del poder y a todo lo que rodea las circunstancias de vida de quienes están en su centro. Las conductas extrañas provocan distancia. ¿Acumular por acumular? ¿Dónde termina la obsesión y dónde comienza la humanidad? Si la vida de su nieto no logra conmoverlo, si el pago de esos millones podrían no significar nada para su imperio, ¿por qué la negativa rotunda a dar su brazo a torcer?

Ni Scott ni el guión pretenden responder muchas de las preguntas que plantean y dejan abiertas. En ese sentido podemos sospechar que la película no se hace cargo totalmente de lo que su inspiración provoca.

Desde el punto de vista de la filmación, la película es estupenda. Scott nos demuestra que sigue siendo un director vigoroso y atrevido, capaz de imprimir ritmo y emoción cuando se lo propone, combinar suspenso y tensión, conducirlos a varios puntos de inflexión y lograr un elaborado desarrollo que sin duda resulta visualmente atractivo. No obstante lo anterior, y no sabemos si a causa de la edición, del montaje o de las grabaciones posteriores de Plummer, parece que el metraje se extiende en círculos que hacen que el thriller pierda potencia hacia el último tercio.

“Todo el dinero del mundo” es bastante más que la polémica circunstancial en que se ve envuelta por la sustitución de Spacey. Tal vez al pretender ser una reflexión más profunda acerca del dinero, queda a medio camino. Sin embargo, aquello no le quita interés ni menos propiedad a una cinta que provoca en todo sentido de la palabra.

Ficha técnica

Título original: All the Money in the World
Año: 2017
Duración: 132 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Imperative Entertainment / Scott Free Films / TriStar Productions / RedRum Films
Género: Drama. Thriller | Secuestros / Desapariciones. Años 70. Basado en hechos reales
Guion: David Scarpa
Música: Daniel Pemberton
Fotografía: Dariusz Wolski
Reparto: Michelle Williams, Mark Wahlberg, Christopher Plummer, Timothy Hutton, Romain Duris, Charlie Shotwell, Charlie Plummer, Andrea Piedimonte, Marco Leonardi, Roy McCrerey, Kit Cranston, Maya Kelly, Stacy Martin, Olivia Grant, Adam Astill, Andrew Buchan, Charlotte Beckett, Francesca Inaudi, Giulio Base, Olivia Magnani, Maurizio Lombardi
Dirección: Ridley Scott

No hay comentarios.:

Publicar un comentario