20/1/17

La La Land - Por Juan Pablo Donoso

La publicidad la anuncia como “un tributo a la Edad de Oro de los musicales estadounidenses”. Y en esta ocasión dice la verdad.

Hollywood: una fábrica de oropel y falsas ilusiones. Una pareja de jóvenes enamorados las asume para concretar su propia historia de amor.

La realidad será más cruel e inexorable. ¿Persistirá la ilusión de amor en sus corazones?

Los filmes musicales entre los años 30 y 60 fueron un refugio de fantasía para nosotros, los espectadores de aquellos años. Por eso compartimos con la pareja central el vértigo de seguir soñando y deslumbrándonos con esa industria de ilusiones. 

Chazelle narra una historia hollywoodense que a primera vista puede tener el encanto de Cantando Bajo la Lluvia, pero como ya lo anticipó Jacques Demy en Los Paraguas de Cherburgo desde Francia en los 60, trae un subtexto agridulce más acorde con las obras de nuestro tiempo.

El tema de este filme son las ilusiones, los sueños de ser artista, y también los ideales del amor perfecto; LA LA sería Los Ángeles , LAND la tierra perfecta para que esos deseos se cumplan. ¿Y qué mejor que contarla como aquellas comedias musicales de los años dorados de Hollywood? Las de Fred Astaire/ Ginger Rogers, Eddie Cantor y Al Jolson primero, y de Gene Kelly, Debbie Reynolds, Doris Day y Esther Williams después, por sólo nombrar algunos, incluyendo  clásicos como Siete Novias para Siete Hermanos, entre muchas.

Mezclando ensoñaciones románticas con la dura realidad de la  industria cinematográfica de Los Ángeles, el guionista y director Chazelle, con su equipo, logran un equilibrio emotivo y contagioso en lo rítmico. Ya antes este director entrenó el pulso, y acertó, con otro áspero drama de temática musical como fue WHIPLASH (3 Óscares).

Mía, aspirante a actriz que sirve café a las estrellas de cine en medio de frustradas audiciones. Sebastián, un músico jazzista que sobrevive tocando en bares y fiestas de celebridades. Nace un profundo amor que los mantiene unidos, y los estimula, mientras luchan por surgir en sus vocaciones. Pero cuando el éxito asoma en sus vidas, el vínculo amoroso se comienza a obnubilar. ¿Cómo resolverán el dilema entre la realidad de sus anhelos y la persistencia de su relación? El filme los confronta con canciones, danzas, y diálogos llenos de candor y fantasía. 
  
Los actores  Emma Stone y Ryan Gosling logran una química mágica en sus personajes, teniendo como fondo un panorama idílico de la ciudad de Los Ángeles que los rodea. Entre todos, director, fotógrafo, músico, coreógrafo y diseñadores crean un mundo idealizado de Hollywood y del amor. Más, al despertar, se convertirá en la bofetada trágica de esta fábula.

Es una bella oda a los soñadores y artistas del mundo. Sutilmente graciosa y a la vez energética por la fuerza de sus bailes, en una atmósfera surrealista casi siempre onírica. 

Para evitar extrañezas, la gran escena musical del comienzo – en medio de un taco de autos - establece el tono estético  de la historia que vendrá.
Abajo, la ciudad dura e implacable; arriba, los amantes seguirán danzando entre las estrellas.

LOS  SUEÑOS  Y  EL  AMOR  COMO  FILTROS  DE  LA  REALIDAD. TRAGICOMEDIA  MUSICAL Y ROMÁNTICA  QUE  DELEITARÁ  LA VISTA, LOS  OÍDOS  Y  LA  NOSTALGIA. 

Ficha técnica

Título original: La La Land 
Año: 2016
Duración: 127 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Summit Entertainment / Gilbert Films / Impostor Pictures / Marc Platt Productions
Género: Musical. Comedia. Drama. Romance
Guión: Damien Chazelle
Música: Justin Hurwitz
Fotografía: Linus Sandgren
Reparto: Ryan Gosling, Emma Stone, J.K. Simmons, Rosemarie De Witt, John Legend, Finn Wittrock, Sonoya Mizuno, Jessica Rothe, Jason Fuchs, Callie Hernandez, Trevor Lissauer, Phillip E. Walker, Hemky Madera, Kaye L. Morris
Director: Damien Chazelle

No hay comentarios.:

Publicar un comentario