17/12/21

Amor sin Barreras - Por Carlos Correa

Una cuarta justa y un tritono ascendente… un aviso, una alerta… 

Esta versión 2021 de la famosa “West Side Story” resulta conmovedora. Configura un carrusel de emociones que pasa de la contemplación al compromiso; se mueve y se aquieta, moldea y modula, sube y baja, va de un lado a otro en un serpentín infinito de vértigo y pasión. Es una película sensible, que apela al recuerdo, y funciona como un gran homenaje a la cinta original del año 1961. Y por si fuera poco, se siente tremendamente actual. ¿Qué elementos tiene que la hacen especial? Vamos por parte.

La historia que presenta esta renovada “Amor sin Barreras” es sencilla. Siendo muy fiel a su predecesora, nos entrega este “Romeo y Julieta” moderno situado en San Juan Hill, un modesto barrio de Nueva York, en el año 1957. Hay dos bandos, dos pandillas que luchan por el control del territorio: los “Jets”, estadounidenses blancos liderados por Riff -Mike Faist-, y los “Tiburones”, jóvenes puertorriqueños guiados por Bernardo -David Alvarez-. El sector será demolido para construir el Lincoln Center, pero a ellos les tiene sin cuidado. Por encima está el orgullo y una supremacía que se debe demostrar e imponer a toda costa.

En esta lucha de puertorriqueños versus gringos, el resultado es incierto. Se proponen peleas, las calles son el escenario, las escaramuzas van y vienen, y mínimas diferencias pueden marcar trascendencia. En medio de todo el barullo surge algo inesperado: en una animada fiesta se conocen Tony -Ansel Elgort-, un miembro de los Jets que viene saliendo de prisión y está en libertad condicional, con María -Rachel Zegler-, la hermana menor de Bernardo. Ambos pertenecen a bandos opuestos sin embargo se gustan, se enamoran y con ello complican todo el escenario. La película describe este proceso en detalle, muestra un amor que traspasa fronteras y límites, y gira en torno a estos dos amantes, con sus peripecias, sueños y desgracias, avanzando progresivamente en tensión hasta su conclusión.

Lo primero a destacar, aunque sea tal vez una obviedad, es la hermosura de la música. Estamos frente a una partitura compuesta por Leonard Bernstein para el musical de Broadway, con letras de Stephen Sondheim. Mediante algunas adaptaciones y adecuaciones, David Newman realiza un notable trabajo de revisionado que entrega novedad y frescura a melodías que se encuentran en nuestro inconsciente y que siguen seduciendo aún más con el paso de los años. Gustavo Dudamel, director de orquesta venezolano, conduce a la Filarmónica de Nueva York en un trabajo musical formidable en forma y fondo, obteniendo un resultado a gran nivel.

En los papeles protagónicos destacan Rachel Zegler y Ansel Elgort. Su entrega llena de vida, cantando y bailando, logran convencer plenamente. Y la vara es alta, son los sucesores de Natalie Wood y Richard Beymer, cuyo recuerdo sigue tan vivo como el primer día. Zegler y Elgort se comprometen realmente con sus roles, son tremendamente expresivos y consiguen escenas vibrantes, tanto en la intimidad como en formato grupal, y transmiten lo que sienten en todo momento. También aparece un nuevo papel, el de Valentina, lo que constituye un gran acierto. Interpretada nostálgicamente por Rita Moreno (la galardonada Anita de 1961), le da novedad a la historia y funciona tanto como homenaje, como continuidad y referencia temporal paradójica.

Una película de Steven Spielberg siempre da garantías. Tiene un sello propio y claramente un alto nivel de calidad. En este caso, la realización visual y sonora es fantástica, las coreografías vistosas y preciosas, y cada cuadro se encuentra excelentemente logrado en todo sentido. Por mencionar algunos, donde destaca la disputa por la pistola en el Muelle, vemos que “María”, “Tonight”, “America”, el “Mambo”, “Chachachá”, y “Somewhere”, lucen espléndidos, llenos de color y expresiva emoción.

Spielberg se encarga de poner las cámaras precisas para captar cada uno de los momentos de la acción. Adiciona, además, una excelente edición, montaje y continuidad, junto a un gran despliegue escenográfico al captar un elenco perfectamente afiatado. Tal vez lo único reprochable podría ser los subtítulos con las traducciones de las canciones. Algo no cuadra, y a pesar de que se entiende el sentido, no deja de ser un detalle importante, donde es mejor escuchar el original y dejarse inspirar por las preciosas letras de Sondheim.

Permítanme, para finalizar, algo muy personal, pues no puedo dejar de recordar a mi mamá. ¡Cuánto le habría gustado ver esta nueva versión! Si el original le encantó, este le habría llegado al corazón. Es que esta nueva versión se inscribe dentro de los mejores trabajos musicales del último tiempo, por su solidez, calidad, buen ritmo y garantizada entretención. ¡Qué mejor! 

¡Gran película, imperdible!

Ficha técnica

Título original: West Side Story
Año: 2021
Duración: 156 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Amblin Entertainment, 20th Century Studios. Distribuidora: 20th Century Studios
Género: Musical. Romance. Drama
Guion: Tony Kushner. Libro: Arthur Laurents. Musical: Jerome Robbins
Música: David Newman
Fotografía: Janusz Kaminski
Reparto: Rachel Zegler, Ansel Elgort, David Alvarez, Ariana DeBose, Rita Moreno, Josh Andrés Rivera, Corey Stoll, Brian d'Arcy James, Maddie Ziegler, Ana Isabelle, Mike Faist, Reginald L. Barnes, Jamila Velazquez
Dirección: Steven Spielberg

No hay comentarios.:

Publicar un comentario