10/11/17

Asesinato en el Expreso Oriente - Por Juan Pablo Donoso

Superproducción muy prolija en lo fotográfico y en la ambientación de escenarios naturales y vestuarios.

Hay nuevamente una galería de actores famosos y conocidos, y otros emergentes que se desempeñan bastante bien. Pero a medida que avanza la trama, en lugar de aumentar la tensión y curiosidad por resolver el misterio, se va tornando palabrienta y moralizante.

La versión de 1974, dirigida por Sidney Lumet, con Albert Finney como Poirot, fue superior como relato, y por contar entre sus personajes con actores como Ingrid Bergman, Sean Connery y John Gielgud, entre varios otros.

Aquella versión equilibró muy bien la elegancia narrativa con el suspenso y el reparto. Fue una mejor adaptación de la novela de Agatha Christie.

Siendo Kenneth Branagh un talentoso actor inglés, además de buen director, en su caracterización física de Poirot pierde la extravagancia carismática que antes le dieron Albert Finney, y el incomparable David Suchet en la serie televisiva. Incluso la variación que introduce en el famoso “bigote engominado” que describe Agatha Christie, más que pintoresco lo torna distractivo para el espectador.

Las secuencias finales, cuando descifra el misterio, se sienten más abstractas que plausibles ante la inteligencia del genial detective.

El filme impacta por su belleza, sus paisajes montañosos, y por el enorme cuidado que Branagh exigió en los movimientos y ángulos de cámara en los interiores del tren durante el desarrollo.

Resulta caprichosa la disposición de personajes como en la Última Cena cerca del final y con temperatura bajo cero. Las secuencias iniciales en Jerusalén son encomiables por el ritmo y manejo de tantos extras junto al Muro de los Lamentos; pero sólo sirven para que recordemos la inteligencia y perspicacia de Hércules Poirot, porque lo verdaderamente medular ocurre en el vagón del tren.

Hay errores de lógica demasiado obvios: el Expreso de Oriente se compone de muchos vagones, con gran cantidad de pasajeros. Aquí todo se centra en los 13 del carro del crimen. Y estando el tren detenido en las montañas nevadas durante tanto tiempo, jamás se ve ni se sabe de los demás viajeros. Otro gazapo fue cuando Poirot recibe un balazo en el brazo derecho y pocas horas después se desplaza y gesticula blandiendo su bastón como si nunca lo hubieran herido. En un filme tan fastuoso como este, aquellos detalles resultan difíciles de justificar.

Concluimos que fue innecesario hacer esta nueva versión, cosa que a Branagh le apasiona y a veces con éxito como sus Hamlet y Enrique V, entre otros logros especialmente shakesperianos.

GLAMOROSA VERSIÓN DE LA NOVELA DE AGATHA CHRISTIE. INFERIOR A LA DE 1974. CON UN POIROT MENOS CARISMÁTICO, PERO IGUAL ES GRATA DE VER.

Ficha técnica


Título Original: Murder on the Orient Express
FOX Crimen, drama, misterio Malta,
EE.UU. – 1,54 hrs.
Fotografía: Haris Zambarloukos
Edición: Mick Audsley
Música: Patrick Doyle
Diseño Prod.: Jim Clay
Guión: Michael Green, Agatha Christie
Actores: Kenneth Branagh, Penélope Cruz, Judi Dench, Derek Jacobi,Willem Dafoe
Director: Kenneth Branagh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario