30/12/14

EXODO - Dioses y Reyes - Por Juan Pablo Donoso

Esta vez Ridley Scott estuvo bajo el nivel de sus famosos filmes anteriores: Gladiador – Blade Runner – Alien el 8° Pasajero – Thelma y Louise – G.I. Jane – Hannibal, para sólo nombrar algunos. Y tal vez su declarado agnosticismo influyó en el resultado.

El realizador incluso reemplaza la presencia de Yavé por la de un niño mensajero de Dios para dictarle los 10 mandamientos. ¿Para qué? ¿Sería una metáfora de su propia conciencia? Mostrado así tampoco gravita lo suficiente como dilema de fe.

Conociendo la inteligencia y prolijidad de las obras anteriores de Scott resulta extraño que al finalizar este largo filme, nos preguntemos qué reflexión importante nos quiso proponer el realizador y sus guionistas, especialmente si entre ellos estuvo Steven Zaillian, autor ni más ni menos que de La Lista de Schindler y Hanibbal entre muchos otros.  

Desde Los 10 Mandamientos de Cecil B. de Mille hasta Moisés el Legislador (1974), áspera, y realista teleserie protagonizada por Burt Lancaster, el tamaño humano y espiritual de Moisés invade el alma de cualquier relato. 

Scott declara su interés por las relaciones entre sus personajes; pero en esta película predominan las batallas, los grandes escenarios egipcios y desérticos, los episodios bíblicos imprescindibles (las plagas y el Mar Rojo), y los personajes prominentes quedan sólo esbozados, unidimensionales, y con tibia humanidad. ¿Será tal vez porque fue filmada para durar 4 horas, y hubo que recortarla?

Las plagas devastadoras y otras escenas espectaculares se resolvieron con efectos especiales demasiado obvios. ¿Serán tal vez para salvar la taquilla – US$140.000.000 – y complacer al público masivo?

Primó la INDEFINICIÓN, en cualquiera de sus opciones.

 Si bien Christian Bale (Moisés) es un buen actor, la vaguedad de los guionistas para abordar el ángulo novedoso del personaje, lo deja desdibujado, y sólo reaccionando con tibieza ante el devenir de los acontecimientos. Bajo cualquier óptica, Moisés fue uno de los máximos líderes espirituales y políticos de la historia de la cultura occidental. 

Joel Edgerton –Ramsés –joven y carismático actor australiano tuvo la suerte de tener un personaje con mayor profundidad emotiva.
La demasiado glamorosa actriz española María Valverde (Séfora), al igual que Penélope, esperó que su esposo Moisés regresara triunfante trayendo consigo a los 600.000 hebreos desde Egipto. ¿Sería tan bella y sensual a esa edad? 
Sigourney Weaver, irreconocible, pero siempre digna en su brevísimo rol.
La mayoría de los demás actores de renombre cumplen papeles muy secundarios, que pudieron ser interpretados por otros menos conocidos y que se parecieran más a los egipcios de aquella época.

Por último, la Esfinge de Giza en aquel tiempo todavía tenía nariz; se la volaron en el siglo 14 de nuestra era. Además, ¿cómo pudo Ramsés ser el ÚNICO sobreviviente del Mar Rojo?

PREDOMINARON LAS AVENTURAS, LAS LICENCIAS HISTÓRICAS Y LOS EFECTOS ESPECIALES POR SOBRE EL FONDO POLITICO Y DIVINO DEL RELATO.  MEJOR VOLVER A LA BIBLIA. 

Ficha técnica

Director: Ridley Scott 
Guionistas: Adam Cooper, Bill Collage, Jeffrey Caine y Steven Zillian
Actores: Christian Bale, Joel Edgerton, Ben Kingsley, Maria Valverde 
Bíblica – Acción
150 minutos 
Inglaterra, EE.UU. España



No hay comentarios.:

Publicar un comentario