31/12/14

EXODO - Dioses y Reyes - Por José Astorga

Al escribir de cine bíblico, tal vez la primera cinta que se nos viene a la cabeza es "Jesús de Nazaret" (1977), la miniserie para televisión realizada por Franco Zefirelli, que inmortalizó al actor inglés Robert Powell en el papel de Jesús, y que la TV muestra cada Semana Santa.

Sin embargo, este no es el principio de la larga historia, debemos remontarnos a 1907 con "Ben Hur" (un corto mudo de 15 minutos dirigido por Sidney Olcott), que se yergue como la primera cinta en estar basada en la Biblia; posteriormente, en 1916, llega "Intolerancia", de D. W. Griffith, que, en cuatro historias paralelas, nos muestra episodios tanto históricos como bíblicos de injusticia; en 1923, Cecil B. DeMille estrena "Los diez mandamientos", parte de su trilogía religiosa que completó con "Rey de reyes" (1927) y "El signo de la cruz" (1932); en 1956, hace un remake de "Los diez mandamientos" con Charlon Heston, Yul Brynner y Anne Baxter en los papeles estelares.

Posteriormente, se suman al nombre de DeMille, Mervyn LeRoy con "Quo Vadis (1951) y William Wyler, "Ben Hur" (1959), quien hace famoso a Charlton Heston en el papel de Judá Ben Hur, y recibe 11 premios Óscar de la Academia (cantidad sólo conseguida por "Titanic" en 1997 y "El señor de los anillos, el retorno del rey, en 2003).

Sin lugar a dudas, en esta extensa lista de filmes –de la que sólo nombro algunos–, se deben mencionar a "La Biblia" (1966), de John Huston y producción de Dino De Laurentiis; y, finalmente, a "La última tentación de Cristo" (1977), de Martin Scorsese, opinión personal y retrato simbólico de una apreciación subjetiva de un capítulo de las Santas Escrituras.

Todas ellas, sin embargo, concuerdan en ser películas monumentales, filmaciones épicas (y en algunos casos discursos grandilocuentes), hechas para la familia y amparadas en espectaculares efectos especiales.

Ahora, Riddley Scott, quien dirigió "Alien, el octavo pasajero" (1979), "Blade Runner" (1982) y "Prometheus" –precuela de "Alien" en 2012–, llega con "Éxodo, Dioses y reyes", –que en ningún caso es una nueva versión de "Exodus" ("Éxodo", 1960), dirigida por Otto Preminger–, filmada principalmente en Almería, Fuerteventura, y el oasis artificial de la Rambla de Tabernas, España, que originalmente sirvió de escenario a la película Lawrence de Arabia, al igual que las predecesoras, es una cinta de proporciones míticas, de escenarios colosales, magistral fotografía de paisaje y desastres bíblicos a la altura de la irá del Dios (sin nombre y con rostro de niño) que escucha el doloroso lamento de cuatrocientos años de su pueblo hebreo, esclavizado, humillado y pisoteado por los faraones egipcios y su banal idea de inmortalidad.

El discurso, sin embargo, se pierde entre la monumentalidad de los escenarios, los catastróficos efectos especiales, el paisaje majestuoso, la omnipresente y perfecta música de Alberto Iglesias (vinculado a las cintas de Pedro Almodóvar); el sonido atronador, que intenta aplastar al espectador con una atmósfera descomunal, agobiante y pútrida, cubierta de pestilencias al estilo de una dolorosa ópera de Wagner; y la libre interpretación de los hechos narrados en la Biblia y en los libros de historia.

En suma, las dos horas treinta del metraje se sienten, hasta la mullida butaca incomoda, y sólo se espera a las proverbiales plagas que azoten de una vez por todas al arrogante Ramsés y Dios haga su entrada triunfante y demuestre el poder del Cielo y abra de una vez por todas las aguas para que Moisés (porfiado y bueno para discutirle al Dios niño) logre cruzar el mar con los refugiados en pos de la Tierra Prometida y aparezcan los vaticinados créditos finales.

Ficha técnica

Titulo Original: Exodus: Gods and Kings
Distribuidor: 20th Century Fox
Duración: 150 minutos
Calificación: TE +7
Género: Bíblica - Histórica
Año: 2014
País: Estados Unidos, Reino Unido, España
Elenco: Christian Bale, Joel Edgerton, Ben Kingsley, Sigourney Weaver y María Valverde
Director: Ridley Scott

No hay comentarios.:

Publicar un comentario