27/7/16

SOMNIA: Antes de Despertar - Por Juan Pablo Donoso

Aunque filmada con esmero, los guionistas fallaron en ponerse de acuerdo dónde centrar el drama de este relato.

El resultado es una profusa mezcolanza de lo psiquiátrico, lo paranormal, lo terrorífico, lo policial, la orfandad y lo onírico.

Si se hubieran concentrado en cómo el subconsciente afecta  los sueños infantiles habríamos tenido un caso científico y conmovedor,
Pero, tal vez por motivos comerciales, incurrieron en las manoseadas imágenes súbitas y estridencias sonoras, y trivializaron una idea inicial que pudo ser aún más perturbadora sin los efectismos utilizados.

Un matrimonio sufrió la muerte de su hijito pequeño. Incapaces de procrear otro adoptan un niño huérfano de edad similar al de ellos. Pero ignoran los antecedentes de este nuevo niño – Cody – quien perdió a su madre siendo muy pequeño. 

Cuando todo parece feliz en aquel hogar, comienzan a suceder hechos insólitos como la irrupción de bellas mariposas, de polillas nocturnas, de ruidos extraños, y, lo más desconcertante, que su hijo fallecido – Sean – se les aparece a ratos dejándose acariciar por ambos padres.

Pero también deambula por la casa un horrible fantasma que se hace presente rodeado de insectos y amenaza con destruirlos.

El niño adoptado se resiste a dormir porque la calavera (“canker”) lo amenaza, al igual que a sus nuevos padres. Por eso se mantiene despierto: SOMNIA. También el niño es objeto de agresiones en el colegio por un compañero matón que, a su vez, es atacado por el espectro.

Lo que se sabe desde un comienzo es que cuando el niño se duerme, sus pesadillas se tornan realidad amenazando destruir a quienes lo rodean.

Un tema interesante que de haberse depurado en lo psicológico y familiar habría tocado fibras reflexivas y de conmiseración.

Lo más rescatable es la pureza expresiva del niño Jacob Tremblay (La Habitación), y el carisma del pequeño Antonio Romero (Sean, el hijo fallecido). Los actores adultos intentan una interpretación sensible, pero por falta de objetivos dramáticos más lógicos, sólo permanecen en la superficie de sus personajes.

UNA BUENA IDEA MALOGRADA POR ABULTAMIENTO, FACILISMOS, Y CARENCIA DE SELECCIÓN  NARRATIVA.

Ficha técnica

BFDistribution
Terror psicológico y maternidad
EE.UU
100 minutos
Guión: Mike Flannagan y Jeff Howard 
Actores: Jacob Tremblay, Kate Bosworth, Thomas Jane, Antonio Romero
Director: Mike Flanagan

No hay comentarios.:

Publicar un comentario