5/8/15

Crímenes Ocultos - Por Juan Pablo Donoso

Bajo el lema propagandístico soviético de que “No hay homicidios en el Paraíso”, el escritor Tom Rob Smith crea una novela compleja que denuncia justamente lo contrario del slogan staliniano de los años 50.

La adaptación cinematográfica está prolija y fastuosamente realizada con un gran presupuesto. Sin embargo, durante el desarrollo se percibe con claridad que tiene más de estructura novelesca que de elaboración dramático-argumental. Esto porque tiene demasiados ejes de conflicto, aunque con habilidad  logran  confluirlos casi todos al resolver el relato.

Ambientada en la Unión Soviética de los años 50, postguerra mundial, en pleno poderío de Stalin, presenciamos la forma en que los oficiales debían someterse a las órdenes del Kremlin cuidando tanto sus vidas como las de sus familias, bajo el terror de ser acusados de traición y, por ello, desconfiando de todos. 

Simultáneamente, alguien comienza a asesinar niños pequeños de manera refinada pero con bestiales mutilaciones. Estos crímenes deberán ser acallados o publicitados como simples accidentes: porque durante Stalin “no hay homicidios en el Paraíso”. 

Un oficial condecorado durante la guerra contra Hitler (Tom Hardy), y su esposa, inician la investigación de estos crímenes siendo por ello relegados y castigados brutalmente. (“Hay cosas que jamás deben salir a la luz”).

El universo gris y frío en que nos envuelve la historia retrata el horror y la desesperanza de la Rusia soviética de esos años. Incluso la esposa del oficial Leo Demidov  (Noomi Rapace), oculta también secretos inconfesables para poder sobrevivir. 

 Si bien el extenso relato (140 minutos) reitera en los infanticidios, hay muchos canales paralelos distintos igualmente dolorosos del infierno político y social que se nos pinta. En una novela podemos irlos compenetrando uno por uno, pero en un filme se nos equiparan perdiendo jerarquía unos sobre otros. 

Para los seguidores del marxismo actual y/o comunistas del mundo, la cinta resultará demasiado propagandística occidental. Para paliar aquello, hasta donde fuera posible, la epopeya tiene acción y recursos heroicos cinematográficos de los “buenos” contra los “malos”. Pero el nivel técnico y las actuaciones – con algunos eximios actores internacionales – dan a la cinta un peso respetable en lo formal y provocador en lo narrativo.

UNA  EXTENSA  EPOPEYA  MULTIFACÉTICA  DE  LOS  HORRORES  DE  UN  PUEBLO DURANTE  LA  ERA  DE  STALIN.

Ficha técnica

Titulo Original: Child 44
Duración: 138 minutos
Calificación: 14 años
Género: Drama
Año: 2015
País: Estados Unidos
Elenco: Tom Hardy, Gary Oldman, Noomi Rapace, Joel Kinnaman
Director: Daniel Espinosa

No hay comentarios.:

Publicar un comentario