30/12/21

Fue la Mano de Dios - Por Carlos Correa

Disponible en Neflix.


Década de 1980, Nápoles, Italia. La cinta presenta a Fabietto Schisa -Filippo Scotti-, un adolescente que vive con sus padres, con sus dos hermanos, llevando una vida bastante normal. Su familia es extendida, por lo que el joven conoce de cerca la fraternidad, la alegría de celebrar en grupos numerosos y también aquellas cosas negativas que se dan, como las desconfianzas, las descalificaciones, y también la inaceptable violencia intrafamiliar.

Cada personaje tiene su propia historia. Sus padres, Saverio -Toni Servillo-, y Maria -Teresa Saponangelo-, llevan años casados, discuten, pero parecen felices. Patrizia -Luisa Ranieri-, hermana de María, es golpeada por su marido; Marchino -Marlon Joubert-, quiere ser actor pero es rechazado en una audición con el director Federico Fellini; y así, cada quien viene a ser un libro abierto. Mientras Fabietto intenta encajar todas las piezas de este puzzle familiar y social, el Napoli compra al futbolista Diego Armando Maradona quien se transforma en un icono que revoluciona totalmente la ciudad y sus habitantes. Pero no todo es algarabía; sobreviene una tragedia que modifica el rumbo de las cosas y deja al joven protagonista enfrentado a las decisiones más complejas e importantes de su vida.

Paolo Sorrentino, como guionista y director, nos ofrece un trabajo íntimo, incluso tal vez con referencias autobiográficas. Describe el tránsito adolescente, ese descubrimiento permanente, esa experiencia que entregan las vivencias, con carencias y fortalezas, con ausencias y presencias significativas.

El núcleo principal es la familia. La realidad de los padres, por un lado, y por otro, la diversidad familiar de un entorno donde vemos extremos que pueden llegar hasta la locura. También está la ciudad, protagonista excelsa, con su vida social y el impacto del fenómeno Maradona reflejado en los sueños e ilusiones de sus habitantes.

Esta particular visión del director también tiene múltiples referencias al mundo cinematográfico, principalmente por el deseo de Fabietto de ser director de cine, de contar historias, de tener algo que decir. Si bien es algo que va decantando hacia el tercio final, es el hecho claramente inspirador, pues justamente en lo más íntimo del protagonista se encuentra esa pasión indescriptible, una ilusión que nace justamente por todo aquello que le toca vivir.

Estamos ante un recorrido personal, íntimo, casi en retrospectiva; un relato en forma de retrato que se mira a sí mismo en busca de explicaciones. El tono es especial, va de la comedia a la tragedia y viceversa, de tumbo en tumbo, pasando vertiginosamente de uno a otro extremo, con escenas que descolocan, componiendo una ensalada rusa de temáticas disímiles y, por qué no decirlo, también algo antojadizas. El director abre y cierra ventanas que en ocasiones aparentemente no tienen ton ni son, pero están allí, para que las observemos y las descifremos, o tal vez para que las interpretemos de la forma que mejor nos parezca.

Considero que es una película difícil de ver y de seguir. Puede incomodar de entrada. A mí, en lo personal, me costó enganchar por lo disgregada y dispersa que resulta su construcción y elaboración. Aún así, el enfoque del final resulta necesario, aunque para hacerlo, la película se ralentiza demasiado, dejando de fluir, dando paso a una contemplación que parece aspirar a ser tan espiritual como contradictoria.

“Fue la mano de Dios” es muy interesante como propuesta pero menos arrebatadora en su realización. Hay que observarla, sí, porque es un trabajo de Sorrentino -que además ya ha ganado premios-, y también porque este tipo de cine de autor no es abundante y requiere análisis y opinión. Arte puro, tan debatible como cada apreciación que nos surge de aquello que vemos en pantalla.

Ficha técnica

Título original: È stata la mano di Dio
Año: 2021
Duración: 130 minutos
País: Italia
Productora: Coproducción Italia-Estados Unidos; The Apartment, Netflix. Distribuidora: Netflix
Género: Drama. Comedia | Años 80. Biográfico
Guion: Paolo Sorrentino
Música: Lele Marchitelli
Fotografía: Daria D'Antonio
Reparto: Filippo Scotti, Toni Servillo, Luisa Ranieri, Teresa Saponangelo, Marlon Joubert, Lino Musella, Renato Carpentieri, Sofya Gershevich, Enzo Decaro, Massimiliano Gallo, Elisabetta Pedrazzi, Ciro Capano, Biagio Manna
Dirección: Paolo Sorrentino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario