4/6/21

Yo soy todas las niñas - Por Jackie O.

"La esclavitud aún existe". 


Esta es una película de Sudáfrica pero la historia abarca varios países y debe ser relevante en todo el mundo.

Este es un thriller criminal sobre la trata de personas. Más específicamente, de niñas que son víctimas de trata de explotación sexual. Todo por dinero y poder.
Una historia de venganza.

La película comienza con una detención en 1994, y la declaración de un sujeto respecto de una banda que operaba desde la década de los 80 en el tráfico de personas, principalmente niñas.

Tenemos a dos mujeres, con diferentes formas de hacer justicia, en un mismo objetivo.

El director ofrece algo directo, turbio e incómodo, que permite que tomemos conciencia que aún existe la esclavitud y la impunidad de malhechores, y que muchas veces la policía y fiscalías se ven atadas de manos por tecnicismos judiciales.

Las protagonistas, dos detectives. Una de ellas es Jodie, que con toda pasión realiza su trabajo al punto de infringir algunas normas que la perjudican. La otra es Ntombizonke, quien pasa con bajo perfil dentro de sus compañeros de trabajo.
Acá vemos cómo la trata de explotación sexual no es propio solo de lugares populares de escaso nivel social en los que se practica, sino que también escala a altos mandos, gente poderosa económicamente o socialmente.

La historia es dura pero real, y en el plano estético puedo señalar que no mantiene un buen guión, pero nos hace entender el mensaje.
No hay un buen desarrollo de los personajes y las actuaciones hacen que no se empatice con las protagonistas.
Es una historia potente a la que no se le sacó el partido suficiente.

Y aunque no tiene la necesidad de mostrar escenas explícitas de lo que le sucede a cada niña en ese mundo ruin al cual están sometidas -que no es necesario mostrar-, igual provoca incomodidad, aunque se torna algo lenta en algunos tramos.

Como señalé, el mensaje que nos deja es potente sobre algo que no debemos hacernos los ciegos pues existe, y que por lo general se toma, reitero, solo como si estuvieran involucradas personas del bajo mundo. Acá nos recuerda que gente de poder también está detrás de esto.

En cuanto a la historia, no es menor y no podemos olvidar que este hecho menciona ser del año 1994, y Mandela recibió en 1989 el Premio Internacional Gaddafi de los DDHH, y en 1993 el premio Nobel de la Paz. Y tomó posesión del cargo Presidencial en mayo de 1994 hasta junio de 1999 y ayudó a su país en varias materias, olvidándose de otras (cosa que pasa en todos los mandatos del mundo), como de la trata de explotación sexual. Acá es importante el hecho, ya que en su país el porcentaje de niña desaparecidas, es realmente alto y se señala al final de esta cinta. 

A pesar de haber ratificado el 16.05.1995 la "Convención sobre los Derechos de los niños" y la creación de leyes sobre delitos sexuales, no se dotó a los organismos persecutores de las herramientas para trabajar en ello.

Interesante tema de un drama humano actual.

Dato extra: En Chile existe la unidad especializada de la PDI llamada Brigada Investigadora de Trata de Personas (BRITRAP), quienes manejan estos temas.
Fono +56227082151
Fono emergencia PDI: 134

Película disponible en Netflix.

Ficha técnica

Título original: I am all girls
Fecha de estreno inicial: 14. 05.2021
Director: Donovan Marsh
País: Sudáfrica
Duración: 107 minutos
Música: Brendan Jury
Reparto: Deon Lotz, Erica Wessels, Masasa Mbangeni, Lizz Meiring, Matt Stern, Hlubi Mboya
Brendon Daniels, Ben Kruger...
Guion: Wayne Fitzjohn, Marcell Greeff, Emile Leuvennink, Jarrod de Jong (Historia: Donovan Marsh)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario