15/6/21

Roberto Baggio: el divino - Por Carlos Correa

Disponible en Netflix. 


En el fútbol hay estrellas luminosas. Y son varias, la mayoría famosas y otras que, además, son muy queridas. Es por ello que cuando surge una película sobre la vida de alguna de ellas llama inmediatamente la atención. Si a lo anterior le sumamos que sucede en Italia, donde “Il calcio” es el deporte más popular y genera tanta algarabía como tristeza cada vez que la “azzurra” pisa el campo de juego, el atractivo es aun mayor.

En esta ocasión, el retratado es Roberto Baggio, destacadísimo futbolista italiano, poseedor de una carrera llena de grandes éxitos y también de sonados fracasos. Con paso por algunos de los clubes más reputados de Italia, Vicenza, Fiorentina, Juventus, Milan, Bolonia, Inter y Brescia, más numerosas convocatorias a la selección de su país, la cinta intenta mostrar su lado más humano, desde su infancia hasta su retiro oficial de la actividad deportiva el año 2004.

Baggio, interpretado por Andrea Arcangeli, se presenta como una joven figura prometedora. Cuando logra su primer contrato se lesiona de gravedad, lo que parece que frustrará su carrera, sin embargo es capaz de salir adelante, recuperarse con mucho esfuerzo y volver a ser un jugador de excepción. No obstante su tremendo talento, Roberto Baggio no está exento de sufrir crisis personales, otra amenaza importante, las que consigue resolver gracias a su acercamiento con el budismo.

La película se salta años, avanza y retrocede. Indudablemente el punto central se fija en el Campeonato Mundial de 1994 y en específico, en la final de Italia versus Brasil. Resulta que cuando niño, a los 3 años y mientras Italia perdía la final de México 70, Roberto prometió a su padre que alguna vez ganaría la final del Mundial frente a Brasil. Por eso es tan especial y emblemático ese momento al que la cinta regresa una y otra vez. Y también por lo que conocemos; Baggio pierde el último penal y Brasil se proclama campeón del mundo en Estados Unidos.

“Il Divino Codino”, título original que se refiere a la “colita” de pelo que caracterizaba al jugador, abarca varios detalles de su vida familiar, la conducta estricta de su padre en medio de su numerosa familia, los afectos y pasiones del jugador y sobre todo su tremenda fuerza de voluntad y su carácter fuerte, algo que también le trajo problemas y dificultades con compañeros y entrenadores.

Sin ser un relato a gran escala, la película se deja ver a pesar de sus baches narrativos, de algunas secuencias que quedan inconclusas y otras que no tienen tal vez las debidas justificaciones. Andrea Arcangeli hace un buen trabajo caracterizando a “Roby”, algo que se agradece cuando el representado es tan conocido, famoso y querido.

No solo para los amantes del fútbol, esta película imprime fuerza a un valor que siempre es necesario destacar y relevar. Tiene que ver con el esfuerzo personal, con el espíritu de superación, con la resiliencia y con la fortaleza en los momentos más amargos de la vida. Sobreponerse es imprescindible para poder seguir adelante. Y en el caso de Roberto Baggio hay mucho de eso y aun más; existen ambiciones, sueños, promesas, lealtades y desafíos, un coctel virtuoso que sin duda lo llevaron a la cúspide del reconocimiento deportivo junto al merecido cariño de sus hinchada.

Ficha técnica


Título original: Il Divino Codino
Año: 2021
Duración: 92 minutos
País: Italia
Productora: Fabula Pictures. Distribuidora: Netflix
Género: Drama | Biográfico. Deporte. Fútbol
Fotografía: Benjamin Maier
Reparto: Andrea Arcangeli, Valentina Bellè, Thomas Trabacchi, Andrea Pennacchi, Antonio Zavatteri
Dirección: Letizia Lamartire

No hay comentarios.:

Publicar un comentario