19/6/21

La Locura de Dios - Por Juan Pablo Donoso

Disponible en YouTube.


Impactante realidad de miles de cristianos que - en pleno siglo 21 - aún son mártires por su fe en Jesucristo.

Entrelaza tres temas principales: 1) la labor heroica del matrimonio de misioneros estadounidenses Nic y Tuth Nipken, 2) los miles de mártires cristianos en África y Asia, y 3) el nuevo sentido que adquiere para la humanidad la Resurrección de Cristo.

Una familia de pastores bautistas de Kentucky sintió la vocación de salir de su cómoda parroquia y viajar, con sus hijos pequeños, como misioneros al África.

Para ellos, “misionero” es el que va donde la gente tiene poco o ningún acceso a Jesús.

La realidad de extrema pobreza, hambre y dolor de los habitantes de Malawi (África Oriental) los confirmó en su propósito. Más adelante, en Sudáfrica, consolaron con su palabra a millones de negros discriminados por el apartheid. Cuando quisieron seguir a Somalia, les advirtieron que “los somalíes almuerzan misioneros como Uds.”. Afirman que fue como “haber volado al infierno”. Los pocos somalíes que quisieron conocer el Evangelio fueron masacrados y lanzados a la puerta de su casa. “Las autoridades matan somalíes sólo porque creen en Jesús”.

Tiempo después, en Kenya, uno de sus hijos pequeños, Timoteo, falleció de asma por las paupérrimas condiciones de vida. Atribuyen sólo al Espíritu Santo haber llegado al Moscú de la URSS. Al enterarse que la KGB había torturado y colgado a pastores anteriores con todas sus familias llegaron a preguntarse: “¿cómo actúa Jesús en sitios tan hostiles a Él como éste?”

Y pronto tuvo la respuesta al conocer a un anciano de sólo 63 años que parecía tener 100. Permaneció prisionero durante 17 años junto a los delincuentes más peligrosos del país. Por las noches lo agredían, compañeros y guardias, porque entonaba un mismo himno al Señor. Cuando llegó el momento en que debían ejecutarlo, para sorpresa de los gendarmes, los 1500 prisioneros cantaron a voz en cuello el mismo himno del sentenciado. Y obtuvo la libertad.

Si para los cristianos soviéticos la persecución era “normal”, distinto fue para los devotos chinos quienes, ocultos, oraron e hicieron penitencia por los que sufrieron en otros países.

Un feroz guerrillero musulmán mató a más de 150 enemigos: soñaba día y noche con sus manos ensangrentadas, hasta que se le apareció Jesús y salió a pregonar su palabra. Estuvo a punto de ser ejecutado por sus ex subalternos, y sobrevivió. Estaba dispuesto a dar su vida y la de toda su familia por Cristo. ¿Cuántos en Occidente harían eso?

Nuestros anfitriones misioneros se preguntaban: “¿vale la pena sufrir y morir por Él? Y en Jesús mismo hallaron la respuesta: “para que la RESURRECCIÓN sea verdadera, la MUERTE también debe serlo”. La pérdida de su hijito Timoteo fue la respuesta a su dolor inconsolable.

UN CRUDO TESTIMONIO DE MÁRTIRES CRISTIANOS EN NUESTROS DÍAS. CONMOVERÁ AÚN A ATEOS, AGNÓSTICOS Y PAGANOS.

Ficha técnica

Título Original: The Insanity of God
2016 Docudrama (documental y recreaciones) EE.UU. 1,42 hrs. 
Edición: Andrew Duensing, Andy Miller, Gregory Smith 
Prod. Ejecutivo: Dan Allen 
Actores: Vitalijs Jevsjukovs, Kenny Champion, John W. Iwanonkiw 
Guion, Fotografía y Dirección: Brad Knull

No hay comentarios.:

Publicar un comentario