24/3/21

Noche de Paz - Por Juan Pablo Donoso

Agridulce crónica familiar polaca. Lo que menos tiene es ser una “Noche de Paz”.

La publicitan como comedia de humor negro; de humor sólo tiene lo “negro”. En la cruda sátira Feos, Sucios y Malos de Ettore Scola (1976), lo sórdido logra ser cómico gracias a la crítica social y política que denuncia.

Los artistas polacos nos tienen acostumbrados a grandes películas y obras teatrales amargas y depresivas. Baste citar entre muchos a Polansky, Andrzej Wajda, Zulawski, Smarzowski, Agnieszka Holland, etc.

Esta vez el joven guionista/director Piotr Domalewski expresa su visión de mundo internándose en el seno íntimo de una familia campesina católica para la festividad de Nochebuena.

Utilizando siempre la cámara en mano - a la manera de Lars von Trier - presenciamos la visita de Adán (Dawid Ogrodnik), el hijo mayor, quien después de muchos años, llega a la casa de sus padres. Viene de Holanda por sólo esta noche. A todos les sorprende su arribo inesperado. Igual lo acogen con cariño y lo incorporan a la celebración.

A través de los diálogos van aflorando viejos rencores, debilidades, mentiras y desencantos de aquellos parientes: padres, abuelo, tíos y primas, menos de su inocente hermanita menor.

De a poco iremos conociendo la verdadera razón de su visita: pedir el consentimiento de su hermano Pawel y de su hermana Jolka para vender la vieja casa del abuelo. Con ese dinero, obtenido como préstamo, haría negocios en Holanda para retribuirlo más adelante.

La negativa de algunos, y la vacilación de otros, más los efectos del vodka y de la cena navideña, darán origen a un conflicto soterrado que revelará dolorosos secretos.

De paso brotarán metáforas alusivas a la relación de Polonia con respecto a otros países de Europa. Las conoceremos por boca del padre alcohólico quien se negó a buscar trabajo en el extranjero para evitar ser “un polaco más” a cambio de seguirse sintiendo un SER HUMANO.

El único chiste (si pudiéramos considerarlo así) es cuando frente a un retrato del Papa Juan Pablo II alguien comenta: “Se parece a nuestra Abuela”.

Suponemos que la premisa del autor fue denunciar una paradoja: por un lado la reunión de una familia para celebrar la Nochebuena, en que todo se ve cordial y cariñoso. Mientras por otro, van emergiendo reproches, vicios, traiciones, abusos machistas y una posible estafa. Como un brutal espejo de dos caras. Para al final, después de comida, luego de un incendio y de una tremenda trifulca ir todos juntos a participar en la Misa del Gallo del pueblo. (¡!)

Tal vez para el sufrido pueblo polaco esta película sea más catártica que para nosotros.

CON BUENOS ACTORES, Y EFICIENTE REALIZACIÓN, ASISTIMOS A LA APERTURA DEL POZO SÉPTICO DE UNA FAMILIA RURAL POLACA. 

Ficha técnica   

Título Original: Cicha Noc
2017 Crónica familiar 
Polonia - 1,40 hrs. 
Fotografía: Piotr Sobocinski Jr. 
Edición: Leszek Starzynski, Pawel Szpetmanski 
Música: Waclaw Zimpel 
Guion: Piotr Domalewski, Helena Szoda-Wozniak 
Actores: Dawid Ogrodnik, Tomasz Zietek, Agnieszka Suchora 
Director: Piotr Domalewski

No hay comentarios.:

Publicar un comentario