2/2/21

Tigre Blanco - Por Juan Pablo Donoso

Disponible en Netflix.


Inquietante denuncia socio-política sobre el abismo entre pobres y ricos en la India. Relato mordazmente cínico.

Balram Halwai provenía de una de las castas más pobres entre las pobres. Durante milenios los suyos son explotados para enriquecer a los poderosos.

Basada en el libro de Aravind Adiga, nos cuenta cómo este sagaz muchachito oprimido se fue abriendo paso, por medio de adulación, hipocresía y crimen, para ascender en el mundo de los negocios e ingresar a las altas esferas.

Su temática sociológica nos recuerda a las magistrales “Slumdog Millionaire” (de Danny Boyle, 2007) y “Parasitos” (de Bong Joon-ho, 2019).

El ambiente y la idiosincrasia impactarán más al público occidental que al indostánico: esto es habitual para ellos. Los guionistas revelan injusticias palmarias, pero hay otros hechos y costumbres que son inherentes a ese pueblo.

El filme se titula Tigre Blanco porque se dice que en cada generación sólo nace un solo tigre albino: un felino que rompe el padrón habitual de la especie.

Y este es el caso de Balram quien - hasta casi los últimos momentos de su gesta - debió luchar contra el imperativo de su conciencia que le gritaba: “¿Qué es un sirviente sin un amo?”. Predominaba en su ADN la LEALTAD INCONDICIONAL. Aunque fuera testigo de cómo abusaban con los pobres e, incluso, cómo siendo él mismo un privilegiado, lo maltrataban sus patrones.

La escalada del joven astuto se nos entrega salpicada de metáforas y sabias citas orientales para ir comprendiendo y justificando las deshonestas acciones.

Es triste que alguien deba cometer un crimen para lograr una mínima dignidad. El protagonista se justifica recurriendo a la cita del Buda: “No soy ni hombre ni dios, sólo uno que despertó mientras ustedes siguen durmiendo”.

La primera mitad tiene buen ritmo hasta con momentos de humor. Pero a medida que avanza se torna cada vez más sombría.

Aunque esperábamos un clímax de mayor dramatismo, la cinta se diluye hacia un final de cínica elegancia. Es otra manera de hacernos reflexionar sobre una realidad inicua que se esconde tras una máscara democrática y de justicia social.

Amena, grata de seguir, personajes variados, eficaz protagónico, y con la participación de una atractiva Priyanka Chopra (como la rebelde Pinky Madam) quien también colaboró en la producción de esta película.

“PARA ALGUNOS POBRES SÓLO HAY DOS FORMAS DE PROSPERAR: EL DELITO O LA POLÍTICA”. RECOMENDABLE 

Ficha técnica

Título Original: The White Tiger
2021 Política, crimen, drama India, EE,UU. - 2,05 hrs. 
Fotografía: Paolo Carnera 
Edición: Ramin Bahrani, Tim Streeto 
Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans 
Diseño Prod.: Chad Keith 
Actores: Adarsh Gourav, Rajkummar Rao, Priyanka Chopra 
Guionista y Director: Ramin Bahrani

No hay comentarios.:

Publicar un comentario