2/9/20

Los hermanos Santana - Por Carlos Correa

Disponible en Netflix.


La cinta comienza con un asalto brutal, disparos, muerte. En medio de aquello nace un bebé. 35 años después, el mismo día, observamos a Mathias y Dias Santana -Raul Rosario y Paulo Americano, respectivamente-, dos hermanos que tienen grabado a fuego el asesinato de sus padres aquel 14 de abril. Mathias es un General de Ejército, y Dias un agente de la DNIC, unidad especial de la policía. Es el cumpleaños del menor de ellos pero no hay nada que celebrar. Los hermanos se reúnen porque Mathias asume la jefatura de la DNIC. La misión es encontrar un laboratorio de fabricación de cocaína liderado por X -Hakeem Kae-Kazim-. Las pistas los llevan a Ferreira -Rapulana Seiphemo- lo que cierra el círculo, se trata del hombre que asesinó a sus padres.

Estamos en Angola pero la operación es internacional. La red involucra muchos países de África Central cuyos movimientos se dirigen desde Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Allí, Ferreira y su jefe, Calum Mackie -David O’Hara-, manejan los hilos de la organización. Luego de ser emboscados en sus domicilios, Dias y Matias se ven obligados a diseñar un plan que implica viajar como agentes encubiertos a suelo sudafricano, con ayuda del gobierno, para encontrar a los responsables y así desbaratar el cartel. Pero no es solo la lucha antidrogas su motivación. También hay mucho interés personal, es la posibilidad que han esperado por años; justicia para su familia.

Esta cinta dirigida por Maradona Dias Dos Santos y Chris Roland es violenta de principio a fin. Mucha acción, persecuciones, peleas, enfrentamientos, disparos, emboscadas, asaltos, etc. La policía contra el tráfico de drogas, la ley contra la ilegalidad. Se le suma la historia personal de los hermanos Santana, su forma de ser, sus valores, sus personalidades. El pasado está presente y les ha marcado la vida. Se advierte en la búsqueda de justicia un deseo de venganza. Más en Dias que en Mathias, es comprensible. Su cumpleaños es el día de la muerte de sus padres.

La película es ágil en todas sus secuencias de acción. La edición es impecable. En las pausas, se nos cae el relato y tenemos que esperar nuevas secuencias para que el ritmo se recupere y retomar la atención. Es normal. Fiestas, lujos, viajes y hasta un tipo de brujería negra están presentes en el texto. Hay de todo un poco, incluso toques de humor y otras sorpresas gracias a un par de giros del guion. También vemos cómo se cuestionan las lealtades y otros valores como la consecuencia y la honestidad. Aunque el metraje vaya de más a menos y pierda fuelle sobre el final, no importa. La película no es tan larga y además deja abierta la puerta para continuar la historia. Interesante coproducción Sudáfrica-Angola, porque además es algo poco frecuente en el nutrido catálogo de Netflix.

Ficha técnica

Título original: Santana
Año: 2020
Duración: 106 minutos
País: Sudáfrica
Productora: Distribuida por My Movies Distribution, Gravel Road Distribution Group. Coproducción Sudáfrica-Angola; Giant Sables Entertainment Media, ZenHQ
Género: Acción. Aventuras | CrimenGuion: Chris Roland, Maradona Dias Dos Santos
Guion: Chris Roland, Maradona Dias Dos Santos
Música: Graham Ward
Fotografía: Trevor Michael Brown
Reparto: Paulo Americano, Terence Bridgett, Tamer Burjaq, Nompilo Gwala, Paul Hampshire, Dale Jackson, Hakeem Kae-Kazim, Terri Lane, Robin Minifie, Raul Rosario, Rapulana Seiphemo, Jenna Upton, Neide Vieira
Dirección: Maradona Dias Dos Santos, Chris Roland

No hay comentarios.:

Publicar un comentario