23/8/20

This is not a Burial, its a Resurrection - Por Carlos Correa (SANFIC16, Competencia Internacional)

Entre las enredadas montañas del interior de Lesotho, una viuda de 80 años ordena sus asuntos terrenales, hace preparativos para su entierro y se alista para morir; pero cuando su aldea es amenazada con un desplazamiento forzado debido a la construcción de un embalse, resurge su voluntad de vivir, impulsando un espíritu colectivo de resistencia dentro de su comunidad. En los dramáticos momentos finales de su vida, la leyenda de Mantoa se forja y se hace eterna.


El pueblo es Nazaretha. Un narrador nos cuenta la historia. La religiosidad se siente en un inicio marcado por simbolismos. Mantoa ha perdido a su esposo. Su consuelo, su respuesta a la viudez es su hijo y acaba de morir. Desolación, tristeza, pérdida de sentido; su final está cerca.

El campo es amplio en un valle abierto. El lugar es conocido como las “Llanuras del llanto”. Allí murieron en viaje decenas de personas que no alcanzaron a llegar a la ciudad. Son los ancestros de quienes lo habitan hoy. La viuda convoca a la muerte pero parece que ésta se ha olvidado de ella. Su rostro desencajado lo dice todo. Solo quiere ser enterrada en su tierra.

El proyecto de construcción de una presa cambia el escenario. Significa la inundación de los campos, también de las tumbas y el cementerio. Mantoa se opone. El lugar es sagrado, quienes descansan allí merecen respeto y consideración. Su rostro cambia, se encaja y se dispone a liderar la lucha.

El guionista y director Lemohang Jeremiah Mosese construye una cinta que enfrenta la modernidad con la tradición, el avance estructural con los sacrificios y costos para las comunidades. La cinta tiene abundantes planos sin movimiento. Retrata sentimientos. Su narración es similar a la declamación de un poema, una Elegía.

El metraje avanza lenta y pausadamente. En ocasiones también retrocede. Los detalles son captados por una cámara cercana que no duda en distanciarse cuando el plano general necesita horizontes y vacíos. La religiosidad está siempre presente, el sacerdote es parte de la comunidad, un miembro más. Misioneros franceses construyeron la Iglesia en el lugar en el año 1850 y se aprecia su obra.

“This is not a Burial, its a Resurrection” (No es un Entierro, es una Resurrección) es eminentemente social. En forma directa muestra la división y efectos que produce una decisión que aplasta a una comunidad. Es una imposición, una profanación. Por eso Mantoa cobra nuevo impulso y vida para dar su última batalla. El pueblo está detrás.

Ficha técnica


Productora: Cait Pansegrouw
Productor: Elias Ribeiro
Guionista: Lemohang Jeremiah Mosese
Director de Fotografía: Pierre de Villiers
Directora de Arte: Leila Walter
Editor: Lemohang Jeremiah Mosese
Música: Yu Miyashita
Idioma: Sesoto
Elenco: Mary Twala Mlongo, Makhaola Ndebele, Tseko Monaheng, Siphiwe Nzima, Jerry Mofokeng Wa Makhetha
Director: Lemohang Jeremiah Mosese

No hay comentarios.:

Publicar un comentario