27/7/20

La heredera - Por Jackie O.

“…He tenido grandes maestros”. 


Esta película dirigida por William Wyler recoge el guion de Ruth y Augustus Goetz, que ya habían hecho la adaptación teatral de la novela corta de Henry James “Washington Square”, ambientada en Nueva York de 1850 y basada en un hecho real que había oído en Londres el escritor.

Dice la leyenda que Olivia de Havilland le propuso al Director ir a ver la obra para que la trabajaran juntos, cosa que hizo Wyle, le gustó y la llevó al cine.

Una película fascinante, no tengo las palabras para poder definir los componentes que encontraremos en esta obra: drama, tensión, pena, regocijo y más.

Olivia interpreta a un joven adinerada, hija única que cuenta con una buena suma de dinero que le dejó su madre al fallecer, pero recibirá el triple cuando su padre muera.

Vive en una hermosa casa con su padre y una entrometida tía.

Nadie la pretende, pues todos los hombres del sector la consideran fea, demasiado tímida al punto de ser torpe. Ni siquiera su dinero los atrae. Más aún, cuando su padre no aporta en subirle el autoestima, al contrario siempre la compara con su madre, más que compararla le recuerda que no se parece nada a esa grandiosa y bella mujer que ya no está.

Hasta que en un baile conoce al más mino, al más ganchero sujeto, guapo, joven y demasiado simpático, que empatiza al 100% con ella esa noche. Y no se despega de ella, al punto de pedirle permiso para visitarla al día siguiente, donde ella muy tímidamente accede. Éste llega al día siguiente y le dice lo mucho que está enamorado de ella. Amor fulminante.

El padre al conocerlo no le cae bien interrogándolo, y nos damos cuenta que éste no tiene profesión, dinero, no trabaja ni tiene intenciones de buscarlo.

A la semana de verse o menos, el joven Morris le pide matrimonio. Y su padre al enterarse se lo prohíbe amenazándola con desheredarla.

Catherine se ve enfrentada en un trio amoroso: Ama a este joven, pero respeta profundamente a su padre.

Como pueden ver es una historia simple, conocida y vista en muchas películas. Entonces cual es la gracia:

Pues la narración, la intensidad de los diálogos e interpretación que los actores y actrices te impregnan de esa emoción. Pues te metes tanto en la historia que te angustias. Crea una dureza y crueldad en los personajes. Una película muy psicológica, de represión, dominación, pasión, traición, transformaciones, etc.

Wyle además da una perfecta atmosfera con mucha minuciosidad. Sus detalles, no necesitan a veces guion como por ejemplo cuando ella toca sus guantes, cuando él toma un puro, o cuando la luz se aleja de la puerta, las escaleras también son parte de la historia siendo testigo de alegrías y derrotas, etc.

Y sin dejar de mencionar que casi todas las escenas están hechas en un mismo espacio.

La fotografía es maravillosa, nos trasporta a esa época con un blanco y negros perfectos. Sus decorados son bellos y delicados; y el vestuario fabuloso. Con muchos primeros planos que concentran aún más la emoción que quieren transmitir. 

Al final ella se ve luminosa, con un vestuario más audaz y femenino, con una mirada diferente.

¿Qué será de nuestra querida Catherine?

Esta película tuvo varias nominaciones, y ganó ganó 4 Oscar:

Mejor actriz Olivia de Havilland

Mejor dirección artística John Meehan , Harry Horner y Emile Kuri

Mejor diseño de vestuario - Blanco y negro Edith Head y Gile Steele

Mejor banda sonora Aaron Copland.

NO PUEDO DEJAR DE MENCIONAR que hubo un remake de esta película el año 1997 con Jennifer Jason Leigh y Albert Finney que se llama “Washington Square”.

Ficha técnica

Título original: The Heiress
Dirección: William Wyler
Año: 1949 País : EEUU
Género: Drama Duración: 115 minutos
Producción: William Wyler
Guion: Ruth Goetz y Augustus Goetz
Basada en Washington Square de Henry James
Música: Aaron Copland
Fotografía: Leo Tover
Montaje: William Hornbeck
Vestuario: Edith Head
Protagonistas:
Olivia De Havilland, Montgomery Clift, Ralph Richardson, Miriam Hopkins, otros.

DISPONIBLE EN YOUTUBE.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario