16/1/20

Los Rostros del Diablo - Por Juan Pablo Donoso

El tema está manoseado, más, el tormento de sus víctimas lo enriquece.  

Puede verse sólo como uno más de terror, o también aceptar su reto de mayor trascendencia espiritual.

En los últimos años el cine coreano ha demostrado una creciente calidad. Aunque abunda en temáticas de terror, las hay también de valiosos contenidos políticos, religiosos y familiares.

Aquí recurre a los manidos exorcismos, posesiones satánicas, y  sacerdotes llamados a combatirlos. Sin embargo, destacamos su excelente factura. Atrapa nuestro cariño por sus personajes, por su prolijo tratamiento audiovisual, por la inteligente progresión del relato, y su loable nivel de actuaciones.

Comprobamos, una vez más, que una buena realización artística logra sus objetivos de suspenso y terror a pesar de incursionar en temas muy conocidos. Similar hazaña sería posible hasta con el repulsivo asunto de los zombies.

Byeonshin, en coreano, significa “metamorfosis” en español. Y de este fenómeno se valen los autores para inocular el demonio en los miembros de una familia católica sencilla e inocente.

Partiendo de la premisa de que el Demonio es el Rey de la Mentira, los personajes caen en la indefensión cuando el Maligno usurpa la identidad de los seres amados.

Satanás, encarnado en un misterioso vecino, toma el cuerpo y el rostro de cada miembro de la familia sin importar sus edades o sexos. Aprovechará los rincones débiles del alma de cada persona.

Ni siquiera se libra el tío sacerdote católico, experto en exorcismos.

Cada actor y actriz - incluido el niño - interpretan con solidez los momentos de alienación, cuando el espíritu maligno de la casa vecina los posee. Y cada uno despliega su personalidad satánica en perfecta coherencia con su carácter original. Por eso logran engañar con tanta facilidad a sus parientes.

Carece del convencional “final feliz” de los norteamericanos. Por el contrario, expone la autoinmolación como una forma de martirio para salvar el alma de los seres queridos.

El tratamiento del guion previene sobre el constante peligro en que están nuestras almas; y de cómo, casi imperceptiblemente, el demonio se ingenia para tendernos trampas usando nuestros habituales rostros y voces.

Si nos limitamos sólo a las acciones paranormales veremos una eficaz historia de posesiones demoníacas. Más, quien trate de comprender la psicología de los personajes sufrirá con ellos los ataques sibilinos del maligno.

Por algo cuando termina la exhibición nos deja en el subconsciente una semilla emotiva de prevención contra los peligros que corren todas las almas y, en especial, las más desvalidas.

TERROR COREANO CON UN FONDO ESPIRITUAL  MÁS  SUTIL  E  INQUIETANTE.

Ficha técnica

Título Original: Byeonshin                                                                  
Terror, satanismo                                                                                        
Corea del Sur - 1, 43 hrs.                                                                
BFDistribution                                                                                        
Actores: Dong-il Sung, Hye-Jun Kim, Kang-Hoon Kim., Seong-woo Bae, Yi-Hyun Cho, Young-nam Jang                                    
Director: Hong Seon Kim

No hay comentarios.:

Publicar un comentario