18/7/19

Los Papeles de Aspern - Por Juan Pablo Donoso

Una historia de rencor y nostalgia, con dos estupendas actrices, frustrada por un director principiante, un guion ambiguo, y un lamentable actor principal.

Basada en la novela corta homónima de Henry James, uno de los grandes escritores de habla inglesa (EE.UU. 1843 – 1916). Figura transicional entre el realismo literario y el modernismo. Por el fino misterio de sus temas y la fragilidad de sus personajes, muchas de sus obras se han adaptado al teatro y al cine. (Los Inocentes, Daisy Miller, La Heredera, Las Alas de la Paloma, etc.)

La dirigió Julien Landais, actor y director francés cuyo prestigio data de sus cortos comerciales para Bulgari, Dolce & Gabbana, Dior, Yves Saint Laurent, Boucheron, Chopard y otros. Su pericia queda demostrada en la bella fotografía, en los escenarios externos e internos de Venecia y en la ambientación de fines del siglo 19.

Sin embargo, la médula dramática del relato se diluye en el oropel de la forma y en secuencias espurias.

Gracias al talento de las dos actrices centrales - Vanessa Redgrave y Joely Richardson - que en la vida real son madre e hija, podemos vislumbrar lo que James quiso comunicarnos sobre ellas. Pero el flujo narrativo se desvía con personajes laterales - mujeres jóvenes secundarias - cuya gravitación en la historia es prácticamente nula, sólo decorativa de la plasticidad y el boato.

Un ambicioso editor estadounidense (Jonathan Rhys Meyers - Los Tudores - Elvis) desea publicar vida y obra de un olvidado poeta llamado Jeffrey Aspern. Para ello se infiltra como arrendatario en una vieja mansión ubicada en una isla de Venecia. Se supone que la anciana propietaria (Vanessa Redgrave) fue amante y prometida del escritor. Vive recluida en una silla de ruedas, a cargo de una sobrina soltera y treintona (Joely Richardson) que ha dedicado su vida al cuidado de la tía.

El joven editor, que también oficia como jardinero voluntario del palacete, va cortejando sutilmente a la sobrina con el objetivo de acceder a las cartas de amor de su tía con el poeta. Y con ello conocer el desenlace de aquel romance que quedó incrustado en el corazón de la anciana. En síntesis, además de las cartas, develar el misterio de aquella relación.

Un tema como este - tan lleno de secretos y frustraciones - requería de un guion centrado en sutilezas y en diálogos cargados de subtextos. Las actrices así lo entendieron e intentaron. Pero la indefinición de un lazo antagónico dejó al personaje de Morton Vint (Rhys Meyers) a la deriva, oscilando entre la exageración externa y la rigidez cínica sin atinar al dilema ético que, sin duda, tenía el personaje original.

En otras manos, el guion y la dirección pudieron crear un impacto de mayor emoción y profundidad. Quedó más pretenciosa que conmovedora.

UNA TRISTE HISTORIA DE AMOR Y FRUSTRACIÓN MEDIANAMENTE LOGRADA EN SU ESENCIA POÉTICA.

Ficha técnica

Título Original: The Aspern Papers Drama
Arcadia Films Inglaterra, Alemania - 1,30 hrs. 
Fotografía: Philippe Guilbert 
Edición: Hansjörg Weißbrich 
Música: Vincent Carlo 
Diseño Prod.: Livia Borgognoni 
Guion: Jean Pavans, Julien Landais 
Actores: Jonathan Rhys Meyers, Vanessa Redgrave, Joely Richardson 
Director: Julien Landais

No hay comentarios.:

Publicar un comentario