20/9/18

La Casa con un Reloj en sus Paredes - Por Juan Pablo Donoso

Imposible olvidarse de Harry Potter: un niño huérfano que aprende magia, pero en casa de su tío brujo.

Las novelas de John Bellairs son apasionantes y gatillan la fantasía. Más, para este filme metieron demasiados sucesos del libro. Y quedó recargada, primando los efectos especiales por sobre el encanto y humanidad de sus personajes.

La película carece de la ternura del relato literario original. Aunque contaron con excelentes y adecuados actores – Cate Blanchett, Jack Black, Lorenza Izzo y el pequeño Owen Vaccaro – el guion quedó abultado con tantas peripecias.

Así, los personajes/actores nos impiden acceder a sus matices personales más íntimos. Se limitan a informar por textos sobre quiénes son, de sus historias pasadas, y sólo galopan por la sucesión de fenómenos mágicos.

Tanto director como guionista debieron seleccionar los acontecimientos centrales y las fantasías para dar a sus personajes el reposo que nos permitiera una mayor identificación con ellos.

Tal vez para dar un respiro introducen las secuencias del niño en el colegio y su interacción con otros compañeros. Aunque el título dice “UN reloj de pared”, en realidad son demasiados los relojes y otros elementos estrambóticos en aquel museo de hechiceros.

EXCESO DE PARAFERNALIA EN DESMEDRO DE BUENAS ACTUACIONES Y SIMPATÍA DE LOS PERSONAJES.

Ficha técnica


Título Original: The House with a Clock in its Walls 
Andes Films Fantasía, comedia familiar EE.UU. – 1,44 hrs. 
Fotografía: Rogier Stoffers 
Edición: Andrew S. Eisen,Fred Raskin 
Música: Nathan Barr 
Diseño Prod.: Jon Hutman 
Guion: Eric Kripke, John Bellairs (novela) 
Actores: Cate Blanchett, Jack Black, Lorenza Izzo, Owen Vaccaro 
Director: Eli Roth

No hay comentarios.:

Publicar un comentario