19/10/17

Amor.com - Por Juan Pablo Donoso

Esta grata comedia de enredos hay que valorarla en dos niveles: la historia propiamente tal, y el retorno de Pierre Richard a nuestras pantallas.

Un abuelo anciano y viudo (Pierre Richard) vive confinado en su departamento, inconsolable por el fallecimiento de su adorada esposa. El resto de la familia busca la manera de animar su vida. Para ello contratan a Alex, novio de su nieta, un guionista cesante (Yanis Lespert), para que le enseñe a usar un computador. Pero le ocultan la identidad del joven ya que el anciano está enemistado con su nieta.

Navegando con el ordenador, Pierre descubre las páginas de mujeres que buscan pareja. Le atrae una masajista belga, llamada Flora, de sólo 30 años. En su curiosidad por acercarse a ella luego de una sensible correspondencia, le paga a Alex para que lo reemplace en el primer encuentro. Pierre, de casi 80 años, se mantendrá cerca y seguirá el proceso de acercamiento personal.

La muchacha cree, fascinada, que ese joven buenmozo es el autor de tan bellas cartas. Más adelante lo visitará en París alojándose en el departamento del anciano Pierre, quien finge ser el abuelo del novio. Poco a poco irán apareciendo la hija y la nieta de Pierre creyendo que Flora es la novia del anciano.

Luego de sustos y bochornos, estos enredos se irán aclarando para satisfacción de todos. Incluso para Pierre quien al final parecía ser el único abandonado.

Hasta aquí la anécdota que nos recordó, a su manera, los encubrimientos del clásico Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand tras la juventud de un Christian de Neuvillette. El juego de engaños logra su romanticismo narrativo.

Pero la gran sorpresa – y deleite – fue reencontrarnos después de tantos años con el comediante francés Pierre Richard, en el rol del anciano galán incógnito. Muchos recordarán la época en que Richard protagonizó aquellas comedias tan exitosas como El Rubio del Zapato Negro (1973), El Soñador (1970), La Cabra (1983) y Los Compadres, entre muchas otras sátiras. Varias de ellas recreadas en EE.UU. De pronto, nunca más llegaron sus nuevos filmes a nuestro país.

Ahora lo recibimos interpretando al abuelo Pierre. Mucho mayor, de pelo blanco desgreñado, menos dinámico en lo corporal, pero extraordinario como actor capaz de entregar sutilezas, ironías, y con un carisma que baña el filme con elegante ternura y conmiseración.

FINA COMEDIA FRANCESA DE ENREDOS. FELIZ REAPARICIÓN DE PIERRE RICHARD.

Ficha técnica


Título Original : Un Profil pour Deux 
BFDistribution 
Comedia, romance Austria, Francia, Bélgica, Alemania – 99 minutos 
Fotografia: Priscila Guedes 
Edición: Patrick Wilfert 
Diseño: Patrick Dechesne 
Música: Vladimir Cosma 
Actores:Pierre Richard, Yaniss Lespert, Fanny Valette 
Guionista y Director: Stephane Rebelin

No hay comentarios.:

Publicar un comentario