20/7/17

Harmonium - Por Juan Pablo Donoso

“El pecado de los padres recae en los hijos inocentes”. (Axioma de la tragedia clásica).

Bajo esa premisa nos llega esta tragedia contemporánea del cine japonés. Merecidamente obtuvo Premio del Jurado en el reciente Festival de Cannes.

Para algunos resultará un poco lenta, pero creemos que su propósito es introducirnos en el corazón herido de sus personajes más que en la agilidad del relato.

El joven director y guionista Koji Fukada (Adiós al Verano (2013), Hospitalidad (2010), Adiós (2015), elabora un caso de apariencia cotidiana, pero hipnótico, de profunda complejidad psicológica a medida que avanza. Pertenece a la nueva escuela del cine oriental, que privilegia más la evolución que la revolución rupturista del lenguaje dramático.

Lo que se inicia en el hogar de una familia de clase media en Tokyo - un padre artesano industrial, su esposa y su pequeña hijita de 10 años - devendrá en una tragedia cuyas leyes karmáticas se siguen cumpliendo desde que el hombre pudo diferenciar lo bueno de lo malo.

Eludiremos narrar los pasos que llevan a la catástrofe final. Sólo diremos que un día aparece en este hogar un antiguo amigo del dueño de casa que recién ha cumplido años de prisión. Toshio lo acoge en su domicilio y le da trabajo en su taller.

El visitante agradece la hospitalidad tratando de agradar cortésmente a sus anfitriones. Hasta le ayudará a la pequeña Hotaru en sus estudios musicales de armonio.

Al comienzo ignoramos el motivo de sus años en la cárcel y de la extrema generosidad de Toshio, el dueño de casa. Hay algo secreto en la antigua relación de ambos individuos.

Mientras los cuatro disfrutan de una grata convivencia, surgirá una atracción entre Akié, la esposa, y Yasaka, el forastero. Pero antes de consumar el previsible adulterio, el inquilino dará rienda a un instinto aberrante que sumirá a toda esa familia en un infierno espiritual aún más doloroso que la desgracia física que los azota.

El ritmo pausado del relato, la forma gradual en que se van dando los hechos, le otorgan ese hálito verosímil a la conducta de sus personajes. Lo que ocurre viene motivado de antes, y cada uno de esos seres, y de los que aparecen años más tarde, son víctimas de las acciones del ayer.

Los hechos más violentos suceden fuera de la escena. Por eso sólo presenciamos las consecuencias. Se plantean vértigos existenciales que parecieran carecer de respuestas consoladoras.

Invitamos a los espectadores a entrar en aquel hogar, convivir con esos personajes, comprenderlos y dejarse emocionar sin oponer resistencia.

La obra nos dejará admirados y compadecidos. Hasta en el final abierto hay un llamado a enfrentar la vida con humildad, porque nadie está libre de los demonios que yacen ocultos en cada corazón, y que sólo acechan el momento de flaqueza para atacar y herir donde más nos duele.

EXCELENTE Y DOLOROSA.

Ficha técnica

Titulo Original: Fuchi Ni Tatsu 
Cine Arte Galería Patricia Ready 
Japón – 120 minutos 
Tragedia familiar 
Música: Onoyuki Onogawa 
Fotografía: Ken´ichi Negishi 
Edición: Koji Fukada y Julia Gregory 
Actores: Mariko Tsutsui, Tadanobu Asano, Kanji Furutachi 
Director y Guionista: Koji Fukada

No hay comentarios.:

Publicar un comentario