14/1/16

Proyecto 666 - Por Juan Pablo Donoso

Para asustar a los espectadores adolescentes recurren a todos los clichés conocidos en filmes anteriores de terror. Para los adultos sólo será desagradable y carente de mínima lógica. Demasiado presupuesto invertido en una película tan tonta. 

En este “cajón de abuela” meten endemoniados, exorcismos, orgías con drogas y sexo, pasando por explosiones de sangre, excrementos, suicidios, sacerdotes católicos asesinos y violadores, decapitaciones y, nuevamente, cadáveres que resucitan para seguir asesinando.

Un grupo de jóvenes y muchachas escoge un asilo abandonado para pasar una noche de farra y orgía. El caserón había sido en el pasado, antes de incendiarse, un manicomio de niños enfermos mentales sin remedio. Estuvo a cargo de un sacerdote católico atormentado por una culpa misteriosa. A él, justamente, lo llaman para que venga a exorcizar a los ahora poseídos jóvenes fiesteros. Terminará convertido en antorcha humana.

En ese contexto se desarrollará la trama plagada de “screamers” (golpes sorpresivos de ruidos agudos e imágenes monstruosas). Será inútil pedir inteligencia o motivación psicológica a sus personajes. Están ahí para enloquecer, asesinar o ser descuartizados en múltiples baños de sangre. 

El único toque humorístico es cuando uno de los mismos personajes declara que esto parece una sucesión de clichés de terror cinematográfico.

ENERGÉTICA  ACUMULACIÓN  DE CLICHÉS TERRORÍFICOS  PARA ASUSTAR  A  ESPECTADORES  INGENUOS.    

Ficha técnica

Título original: BackMask o Exeter
BFDistribution
Terror, Intriga                                                                                                    
EE.UU.
91 minutos                                                                             
Actores: Stephen Lang, Gage Golightly, Brett Dier
Director: Marcus Nispel 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario