14/5/15

Desde la oscuridad - Por José Astorga

Cuando hablamos de cine de terror, necesariamente se vienen a la cabeza títulos como Drácula –la antigua, con Christopher Lee y Peter Cushing, 1958– o Alien, el octavo pasajero, 1979; o la bien realizada Los otros, la de Alejandro Amenábar, 2001; además de un sinnúmero de bazofias fílmicas que son necesarias de olvidar.

El barcelonés Lluís Quílez, galardonado en distintos festivales por su cortometraje Avatar –sin ninguna relación con la cinta Avatar de James Cameron–, nos trae Desde la oscuridad, un filme de terror oscuro, que por momentos logra una atmósfera asfixiante y de presión psicológica que se queda en eso, momentos.

La obra, Financiada por la Nueva Ley de Cine de Colombia y por el gobierno español, fue filmada en distintas locaciones rurales del país cafetero, y “es una película de género pero mezcla otros aspectos como el cine social y de denuncia. Es una mezcla arriesgada, se denuncian injusticias sociales, de clase y una forma de colonialismo. Es una historia con un mensaje bonito y honesto que valía la pena contar”, aseguró el director Lluís Quílez a El Colombiano en su edición digital, el 15 de enero pasado. Este mensaje, sin embargo, se diluye entre tanta oscuridad y relámpagos de una tormenta que parece ser cómplice de los niños supuestamente masacrados por los conquistadores españoles y que buscan justicia y reivindicación, no solo histórica, sino también del capitalismo norteamericano representado por la empresa papelera que da vida y dinero al empobrecido pueblo, que también es parte importante del relato.

La historia parte con un preámbulo que tal vez debió omitirse y haber buscado otro recurso narrativo para mostrarnos unos documentos que son el meollo del asunto y que, a la postre, hacen que la historia pierda el misterio y se haga –un tanto– predecible para el ojo acostumbrado a los vuelcos cinematográficos, vuelcos que acá solo se mueven hacia adelante y regresan a míticas historias del pueblo ficticio de Santa Clara con flashbacks verbales que aportan muy poco.

El recurso del claroscuro, de las imágenes por el rabillo del ojo, los desenfoques fotográficos y la omnipresente selva –lluviosa y espesa–, generan una atmósfera agobiante que, al igual que el discurso social, se diluye entre tanta agua y relámpagos furiosos que, sin lugar a dudas, Amenábar habría tratado en una forma mucho más prolija y les habría sacado mejor partido; o que en Drácula o Alien, habrían tenido un protagonismo mucho más efectivo.

Ficha técnica

Titulo Original: Out of the Dark
Distribuidor: BFD
Duración: 92 minutos
Calificación: Pendiente
Género: Terror - Thriller
Año: 2014
País: Colombia - España
Elenco: Pixie Davies, Alejandro Furth, Stephen Reacine
Director: Lluís Quílez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario