6/2/15

La Teoría Del Todo - Por Carlos Correa

Una película sobre el científico Stephen Hawking, aún vigente y tal vez es uno de los más conocidos y renombrados de los últimos años llama la atención por si misma. “La teoría del todo”, basada en las memorias de Jane Hawking,"Travelling to Infinity: My Life with Stephen”, esposa de Hawking, madre de sus tres hijos, actualmente divorciada manteniendo una buena relación con él, está escrita a modo de homenaje. Y un hermoso homenaje. Todo cuadra y encaja perfectamente y las tensiones más grandes se disipan alrededor de una atmósfera limpia, agradecida y llena de admiración.

Stephen -interpretado de forma magistral por Eddie Redmayne- se encuentra estudiando un doctorado en cosmología en la prestigiosa Universidad británica de Cambridge. Es 1963, Stephen, que es activo, saludable y brillante, aunque con pocas habilidades sociales, se enamora perdidamente de una estudiante de arte en la misma universidad, Jane Wilde -FelicityJones- y con ello se cruzan mundos tan distintos como los que el científico estudia para su tesis doctoral. Jane es encantadora y la pareja parece complementarse a la perfección. Sin embargo la noche está por llegar, y este joven idealista de 21 años recibe la peor de la noticias: tiene una enfermedad que ataca las neuronas motoras y que lentamente le irá paralizando hasta la muerte en no más de dos años.

La historia la conocemos. El diagnóstico fue certero en la enfermedad, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), sin embargo Stephen Hawking acaba de cumplir 73 años el pasado 8 de enero y sigue vigente. Por estas razones, este homenaje en vida a un hombre capaz de sobreponerse a una limitación física tan importante se transforma en una lección de vida y en modelo de inspiración para muchos.

La cinta dirigida por James Marsh postula a 5 premios Oscar: mejor filme, actor principal, actriz principal, guión adaptado y música original. Los escenarios naturales son hermosos, el detalle de la dirección de arte es fino y preciso y la partitura, aun con influencia de Morricone, es bella y acogedora. Destaca por sobre todo la vida de este hombre resiliente, capaz de incorporar el universo en su mente y a la vez incapaz de realizar movimientos que para la mayoría de nosotros son los más normales y cotidianos. Es una paradoja y provoca compasión y admiración, independiente de lo cercano o lejano a la linea de pensamiento que cada uno pueda estar del reputado científico.

“The Theory of Everything“ es una bella historia. El relato es interesante aunque a veces su ritmo decae porque no tiene mucho más detalle que aportar. La ausencia de una verdadera tensión -aparte de la limitación física- juega en contra del guión que si bien es notable, pudo conseguir un resultado mucho más sobrecogedor. Por cierto, lo mejor del filme son las actuaciones, en especial la de Redmayne que lo tiene al borde del Oscar. La decisión de dedicar la mayor parte del tiempo a la vida cotidiana del científico sin profundizar demasiado en sus ideas, teorías y definiciones puede tener opiniones diversas, pero a mi modo de ver humaniza la ciencia y acerca al gran público a una figura relevante de la matemática aplicada, la física teórica y la refísica cuántica de los últimos 50 años.

Ficha técnica

Título original: “The Theory of Everything“
Año: 2014
Duración: 123 minutos
Calificación: TE
País: Gran Bretaña
Elenco: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Tom Prior, David Thewlis
Director: James Marsh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario