18/1/13

Las ventajas de ser invisible


Por Juan Pablo Donoso

Este filme es complejo y delicado. Más que una anécdota, nos invitan a participar de una VIVENCIA.  
Durante gran parte del discurso fílmico ignoramos hacia dónde se dirige la trama. Hay una sucesión de relaciones múltiples entre jóvenes en edad de enseñanza secundaria. Las escenas parecieran quedar truncas. El espectador suele preguntarse para qué filmaron ese momento, qué puede aporta al relato general… si es que suponemos cuál es la idea global. Entonces, y gracias a la honesta calidad de las actuaciones, aceptamos seguir recibiendo los trozos de este puzzle en la vida de Charlie, el joven protagonista. 

La estructura caleidoscópica del guión obedece a que el filme proviene de la novela escrita por el mismo director, Stephen Chbovsky, años antes, como un testimonio de lo que fue su propia adolescencia. Al llevarla al cine conservó aquel desorden de la memoria que, por encima de un orden cronológico, se activa por emociones, por imágenes que le quedaron grabadas, y por interrogantes existenciales sin respuestas.
 
Nuestro protagonista deambula en una fauna de estudiantes de ambos sexos, cuyos comportamientos carecen de lógica racional, y donde predominan los instintos, de variados tipos.
 
Se dice que Charlie es tímido – él mismo lo reitera en su narración – sin embargo, a medida que va siendo acogido por un grupo de compañeros y compañeras, supuestamente tan marginados como él, adquiere confianza en sí mismo, y se abre a recibir a los que son diferentes a él impulsado, más que nada, por el cariño y la tolerancia.
 
La cinta nos deja – como argumento – una sensación de ambigüedad; su gran valor está en la forma en que nos va transmitiendo, paso a paso, la sensibilidad de sus personajes, y su doloroso proceso de maduración.
 
Para entender el comportamiento de Charlie, el autor nos transporta a tormentos de su temprana infancia. Gracias a que el director Chbovsky fue también el autor de su aclamada novela, supo inspirar a sus actores para que entregaran las vivencias con sinceridad. Así logró verdad y cercanía. Entre los actores principales resulta una revelación el joven Ezra Miller, como el amigo homosexual, que nos conquista desde su primera escena. 
 
Para los seguidores de Harry Potter, será un placer reencontrarse con Emma Watson (Hermione) interpretando a su cálida amiga. Nos decepcionó ver a la carismática Kate Walsh (Greys Anatomy y Private Practise), como una desperfilada madre que pudo ser encarnada por cualquier otra actriz.

TESTIMONIO DE UN CONFUNDIDO ADOLESCENTE QUE SE ABRE AL MUNDO DE SUS PARES. LENTA, SUTIL Y EMOTIVA.  

Ficha técnica

Titulo Original: The Perks of Being a Wallflower
Distribuidor: BFD
Calificación: TE+7
Duración: 102 Minutos
Género: Drama - Romántica
Año: 2012
País: Estados Unidos
Elenco: Logan Lerman, Emma Watson, Ezra Miller
Director: Stephen Chbosky

No hay comentarios.:

Publicar un comentario