20/8/12

Vengador del futuro

Por Carlos Correa Acuña

Como un remake de la cinta de los años 90 protagonizada en aquel entonces por Arnold Schazeneger, esta nueva versión dirigida por Len Wiseman no se aparta mucho de la historia original. En un mundo futuro desgarrado por la devastación y las guerras solo existen dos lugares habitables, la Federación Unida de Bretaña y la Colonia, unidos por "la caída" un modernísimo sistema tipo elevador que atraviesa la tierra pasando incluso por el núcleo y que permite recorrer la extensa distancia que los separa en solo 17 minutos. 

Un trabajador llamado Doug Quaid -Colín Farrel- vive su vida normalmente junto a su mujer -Kate Beckinsale-. Salvo un sueño que se repite todas las noches, va a trabajar diariamente, se reúne con sus amigos, regresa a casa. Nada especial. Sin embargo el aviso de una empresa que implanta recuerdos le llama la atención. Al decidir experimentar en ello algo sale mal. Al parecer no es quien cree ser y posee un pasado que está oculto o borrado en su mente. Doug no sabe si fue un espía o contra espía del sistema o de la resistencia, su mujer lo persigue y una rebelde luchadora de la Colonia -Jessica Biel- quiere ayudarle a recobrar sus recuerdos.

La cinta ofrece mucha acción junto a un excelente nivel de producción. Sin tomar en cuenta la versión original, rescato de esta película algunos elementos importantes. El primero es la configuración de este mundo futuro. Las condiciones de vida de los trabajadores de la Colonia son infra humanas. Se siente la opresión de régimen liderado por el Canciller Cohaagen -Bryan Cranston-, y sin duda divide a los seres humanos en personas de primera y de tercera clase (ni siquiera de segunda). La estética del futuro está muy bien lograda. Oscura, hacinada, desprovista de la humanidad que conocemos. ¿Será premonitorio? ¿Vamos hacia allá? Tal vez y sería muy lamentable si no lo detenemos a tiempo. Como una segunda gran temática, el relato pone de manifiesto el tema de la opresión -económica, física, intelectual, de derechos y libertades- de un grupo de personas por sobre otras. Esto no es nuevo, pero verlo tan claro y explícito en una cinta de ficción hace despertar los sentidos y comprender tal vez mejor la revolución que sueñan y en ocasiones emprenden todos quienes se ven en alguna situación desigual producto de cualquier sistema.

Con estos elementos, y muchos otros por cierto, surge la figura de un héroe, alguien capaz de cambiar el estado de las cosas influyendo en el rumbo de la historia. En este caso, Doug es el llamado a conquistar un nuevo orden. En otros casos podrán nacer líderes, caudillos, dictadores o tiranos, quienes gracias a sus contextos sociales podrán emprender sueños, luchas y revoluciones incorporando todo lo que ello involucra para cambiar lo establecido, por algo distinto -no sabemos si mejor- y que puede ser solo un cambio de extremo o una rotación del poder. Sin duda la cinta no pretende profundizar en estas temáticas, pero ellas están allí, a la vista. De nosotros depende el filtro con el que las miremos y si las asociamos o no a nuestra propia construcción de mundo. Al menos es interesante que se expresen y que le den el contexto a una historia simple en la forma, correctamente narrada, actuada y filmada.

Ficha técnica

Titulo Original: Total Recall
Distribuidor: ANDES.
Calificación: TE+7.
Duración: 118 Min.
Género: Acción / Ciencia Ficción
Año: 2012
País: Estados Unidos.
Elenco: Colin Farrell, Jessica Biel, Bill Nighy, Kate Beckinsale, Bryan Cranston, Ethan Hawke, John Cho, Steve Byers.
Director: Len Wiseman

No hay comentarios.:

Publicar un comentario