7/8/12


Por Alejandro Caro C.

Film basado en una adaptación de la obra “Plebiscito” de Antonio Skarmeta (obra que nunca ha sido estrenada) Relata la historia de cómo se gesta la campaña del NO el año 1988. René Saavedra (Gael García) quien regresa del exilio a participar en el diseño y creación de la campaña, con muy pocos medios y donde la creatividad es el valor más importante y que debe alcanzar para derrotar la  Campaña del Sí, y por lo tanto, a la dictadura, liderada por Augusto Pinochet. 

Para hacer más difícil el camino, este publicista, venido del mundo de los comerciales debe luchar contra diferentes visiones sobre lo que se debe mostrar en los quince minutos, entregados  en televisión, pues, el discurso propuesto por él para la campaña, está basado en la alegría y la esperanza.

Este Film de Pablo Larraín provocará recuerdos del pasado a quienes vivieron esa época, -se encontraran con documentos de archivo de la televisión-.

Larraín tiene el merito cinematográfico de haber construido su film con el soporte técnico utilizado en los años 80 por la televisión, es decir, en cintas de ¾ tal como se aprecia en la misma película, lo cual, la hace tener un color muy real, y el espectador no sabe claramente qué es de aquel tiempo y qué fue realizado recientemente.  Es interesante, como logra hacer un montaje con los personajes de aquella época, colocándolos en escena en la actualidad y, a través de un flash-back, para ir al pasado y mostrar imágenes de aquellos personajes bastante más jóvenes.

Entre los elementos débiles del film esta, la historia del publicista (René Saavedra) y su ex  mujer Verónica (Antonia Zegers) así como la de su pequeño hijo; se siente como  algo no resuelto,  esta historia se pierde, al no ser más desarrollada. Así como la actuación del protagonista, Gael García como René Saavedra, suena más a marketing, que a una buena actuación, de seguro hay mejores actores en Chile y que pueden imitar un acento mexicano, sin que se note.

A veces, se hace largo el film, reiterativo cuando los protagonistas tratan de ponerse de acuerdo como realizar la campaña, no siempre hay que mostrar todo lo que se filma, claro está, en beneficio del relato.

Es un film que hay que ver, y conversar dándonos cuenta que, con poco se puede hacer mucho, solo falta la creatividad la alegría y la esperanza, las cuales no se deben perder frente a cualquier circunstancia de la vida. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario